Roggio se queda con una obra que Metrovías incumplió

La controlante de Metrovías resultó adjudicataria de las obras de renovación de vías de la línea E. La empresa ofertó más barato que sus competidoras porque utilizará los obradores de la obra de extensión de la línea en el bajo y en el taller Lacarra. Ambas tareas eran parte de las obligaciones contractuales de la concesionaria: años después su controlante las encarará con fondos públicos.

Benito Roggio resultó elegida para ejecutar la obra de renovación integral de vías de la línea E, entre el actual paragolpe de la cochera Bolívar y la estación Plaza de los Virreyes, además de la instalación de nuevas vías en la cochera Lacarra, localizada en el predio de la avenida homónima y la Autopista Dellepiane, originalmente destinado a la construcción del Taller Central Mariano Acosta.

Roggio realizó la oferta más barata, gracias a la reducción de costos que realizará utilizando para acopio del material necesario los obradores que actualmente se ocupan para las obras de extensión del trazado

La sociedad controlante de la concesionaria de Metrovías es también la empresa a cargo de las obras de extensión de la línea, que incluye las estaciones Correo Central, Catalinas y Retiro y la construcción de una cochera techada en el predio de Lacarra y Dellepiane, destinada a estacionamiento de coches en servicio y que reemplazará a la cochera Bolívar, que quedará desafectada con la habilitación del tramo bajo la avenida Leandro N. Alem.

La licitación para renovación integral de vías fue lanzada por SBASE en mayo pasado, con un presupuesto total estimado de 379 millones de pesos y un plazo de 30 meses.

El cambio de los rieles de esta línea es el único que resta realizar. La obra había sido encomendada a Metrovías mediante una addenda al contrato de concesión de 1999, pero Metrovías nunca la encaró y quedó exceptuada de cumplirla gracias a la Ley de Emergencia Ferroviaria de 2002. En los años que siguieron, la Nación tampoco se hizo cargo de las obras.

Comentarios