Roggio relocaliza obradores ante el desalojo de la isla Demarchi

La constructora a cargo de las obras de extensión de las líneas B y E deberá reubicar obradores y oficinas situadas en la isla Demarchi. Remueven rampas de acceso sobre avenida Leandro Alem y liberan el tránsito tras dos años.

El Gobierno anunció la creación del Polo Audiovisual, el cual será ubicado en la isla Demarchi. El viernes se decretó la desafectación de los inmuebles que ocupa la Dirección de Construcciones Portuarias y Vías Navegables en la isla, en el sur de la ciudad de Buenos Aires.

A través del decreto 1722, firmado por Cristina Fernández y publicado en el Boletín Oficial, se dispone que ese predio “deberá destinarse al desarrollo de un Polo Industrial Audiovisual”, y se instruyó a la Anses y a la Secretaría de Comunicación Pública de la Jefatura de Gabinete “para que constituyan una sociedad anónima dentro de los treinta días”.

El proyecto desató varios frentes de conflicto, a raíz de los desalojos anunciados. El personal afiliado a ATE que rechaza esa iniciativa trabaja en la Delegación Río de La Plata de la Dirección Nacional de Vías Navegables, donde actúa también el Sindicato de Dragado y Balizamiento.

En la isla también se encuentran las instalaciones de la empresa Benito Roggio e Hijos S.A., a cargo de las obras de extensión de la línea E hacia Retiro y de la extensión de la línea B y su correspondiente cochera. Roggio actualmente posee en Demarchi el principal obrador de los trabajos de la línea E, las oficinas técnicas y de inspección, entre otras oficinas administrativas relacionadas con las obras de ambas líneas.

La constructora deberá reubicar sus instalaciones en medio de la crisis que atraviesa Roggio en sus obras en general, y en los trabajos que desempeña en el Subte en la actualidad. La extensión de la línea E es la obra que más sufrió los recortes de personal y la desaceleración de los avances a raíz de la falta de pagos por parte del Estado nacional hacia la constructora.

Sin embargo, esta semana se pudieron observar en superficie algunos cambios que demuestran que la obra aún sigue en marcha, aunque a paso más lento: se retiraron las rampas de acceso al túnel ubicadas sobre la avenida Leandro N. Alem, las cuales estaban situadas sobre la calzada hace dos años y generaron dificultades en el tránsito durante todo este tiempo.

Por otra parte, el obrador ubicado sobre la Plaza Razzano, el más visible de la obra, se desalojará y se reubicará dividido en dos partes, en las plazas Roma y San Martín. De esta forma, la constructora relocalizará equipos de trabajo y maquinarias más cerca de la estación Retiro, siendo ésta la única con la etapa civil sin concretar, ni iniciada su arquitectura de obra. Las otras dos estaciones, en cambio, se encuentran próximas a finalizar las dos etapas.

Comentarios