Retorna la actividad en la línea E a Retiro

    Print Friendly
    Tras más de un año de encontrarse paralizada, la obra de extensión de la línea E a Retiro, que consiste en la construcción de las estaciones Correo Central, Catalinas y Retiro, retomó su actividad a paso firme.

    El primer día del año 2006 el subte recibió la noticia de la ampliación, pero no fue recién hasta febrero del 2007 que se adjudicaron las obras. Las mismas están a cargo del Grupo Roggio, holding que controla la empresa Metrovías S.A., actual concesionaria del Subte.

    Aunque la empresa ganadora de la licitación tenía hasta 60 días de plazo luego de la adjudicación de las obras para presentar datos sobre el desarrollo de la ingeniería del proyecto ante la Secretaría de Transporte de la Nación, Roggio ya comenzó la obra con demoras al retrasar la entrega de las especificaciones. Con un costo de $346 millones de pesos, se fijó la inauguración de los trabajos para el año 2010, contemplando la construcción de las estaciones Correo Central, Catalinas y Retiro. El 12 de abril del 2007 comenzaron los trabajos de estudios previos a una obra que ya prometía presentar grandes complicaciones.

    Dado que la extensión a Retiro es la única obra de subtes que corre por cuenta del Estado nacional, la Secretaría de Transporte decidió llamar a licitación para las tareas que habitualmente son realizadas por la empresa estatal de la Ciudad Subterráneos de Buenos Aires. Para ello, la ingeniería básica corrió por cuenta de una empresa privada, a raíz de la convocatoria realizada en noviembre de 2007 por la secretaría que preside Ricardo Jaime, más tarde postergada.

    La obra presentó grandes obstáculos desde el comienzo, cuando los estudios de suelo y los cateos realizados por Roggio arrojaron como resultado la presencia de numerosos conductos y cañerías que deberán ser reubicadas. Entre la totalidad de las obstrucciones ya detectadas en la actualidad existen dos grandes conductos que desvelaron a técnicos e ingenieros a mediados del año 2007, cuando por entonces enelSubte.com realizó un informe especial en base a planos suministrados por la empresa constructora a este medio. El informe multimedia, replicado por el matutino Clarín días después de su publicación, describe la profundidad del problema con el que tendrán que enfrentarse los obreros cuando el túnel llegue a la altura de la Plaza San Martín.

    Este fue uno de los motivos que prácticamente detuvo la obra a pocos meses de haberse instalado el obrador en la zona. Un año después de iniciada la obra, en abril de 2008, los estudios de suelo y los cateos habían finalizado, habiendo enelSubte.con informado al respecto el 6 de abril de ese año. Desde ese entonces Roggio ya se encontraba en condiciones de comenzar con la obra, algo que no ocurrió.

    Según pudo constatar este medio, los principales motivos de los atrasos de la obra serían un conjunto entre los obstáculos descubiertos en el trazado, una importante desorganización en la constructora a cargo, y una presunta orden por parte de la Secretaría de Transporte de lentificar la obra por falta de presupuesto por parte del Estado nacional. Estos motivos llevaron a que la obra, desde abril del año pasado hasta la actualidad, haya estado prácticamente detenida, sin olvidar que los tiempos de avance desde sus comienzos en abril de 2007 hasta abril de 2008 fueron a paso notoriamente lento.

    Hace apenas 15 días que la obra retomó su actividad. Según pudo averiguar enelSubte.com, los tiempos se han acelerado notoriamente, pudiéndose afirmar que por primera vez desde que se adjudicó la extensión la obra está realmente ejecutándose a paso firme. Días atrás se instaló un obrador en la intersección de las avenidas Córdoba y Leandro N. Alem. Éste se convierte en el segundo obrador con el que cuenta Roggio, y los dos ya se encuentran en pleno uso, pudiéndose incorporar un tercero a fin de año.

    A fines del mes de mayo comenzará la construcción de los pilotes de la estación Correo Central, siendo ésta la primera por la que se iniciarán los trabajos de gran magnitud. En tanto, en el tercer trimestre se comenzará con la excavación de las dos rampas por las cuales se extraerán los escombros de la construcción de los túneles. Una de las rampas se emplazará en la calle Lavalle, mientras que la segunda se situará en Rosales.

    Asimismo, se prevé que de seguir este ritmo sostenido a fin de año ya se encontrarán en ejecución las tres estaciones en simultáneo. La fecha prevista de inauguración de la obra de extensión estaba fijada para el año 2010, bicentenario del primer gobierno patrio. Sin embargo, tras la demora es claro que no se podrá cumplir con lo anunciado por Presidencia cuando se licitó la obra.

    Existen distintos posibles motivos por los cuales la obra se reactivó tras tanto tiempo de inactividad. El principal que resuena sería la intención del gobierno nacional de acelerar la construcción de la única obra de subte a cargo de la Nación, para contrastar con los subtes que el jefe de Gobierno Mauricio Macri no podrá inaugurar en su gestión. Para el ejecutivo porteño, la falta de fondos para el Subte es producto de la no aprobación por el gobierno nacional de un pedido de emisión de deuda pública al efecto.

    Como sea, la obra ya está nuevamente en marcha.

     

    Línea E a Retiro en ForoTransportes.com: http://www.forotransportes.com/showthread.php?t=267

    Comentarios