Un coche La Brugeoise donado por Subterráneos de Buenos Aires al comedor Los Piletones de Margarita Barrientos fue restaurado y adaptado para funcionar como restaurante en Villa Soldati. Apuntan a atraer turistas al barrio. La donación a fundaciones está prevista en la ley de protección de los coches.

Un centenario coche Brugeoise tendrá una segunda vida como restaurante en el comedor Los Piletones, dirigido por la activista Margarita Barrientos, que se encuentra ubicado en el barrio de Villa Soldati.

El coche, uno de los que fueron retirados de la línea A en enero de 2013, fue donado a la fundación por Subterráneos de Buenos Aires (SBASE).

Ezequiel Eguía Seguí, director ejecutivo de la Fundación Margarita Barrientos, aseguró a Perfil que Los Piletones necesitaba “un espacio que funcione como restaurante y comedor, no solo para los vecinos sino también para que se convierta en un punto para atraer turistas al barrio“.

El interior del coche ha sido restaurado: se han recuperado las maderas y se mantuvieron los asientos originales. Los pisos, en cambio, fueron reemplazados por porcelanato gris. En el techo, en tanto, se incorporó una decoración vegetal, además de persianas americanas. Habrá siete mesas imitación marmol para cuatro personas cada una y en el exterior, un deck de madera.

Para el menú del restaurante se está trabajando “con chefs reconocidos”, aseguraron, pero prevén servir “hamburguesas de Brangus con lechuga hidropónica” que cultivan “los chicos que trabajan en la huerta” de Los Piletones.

Se estima que el nuevo espacio será inaugurado en marzo próximo, cuando Barrientos dé inicio a un ciclo de charlas sobre “Mujeres Empoderadas” auspiciado por la firma Newsan, que también aportó fondos para la restauración según consigna Perfil.

El diseño del restaurante estuvo a cargo de Salto Diseño en Acción, un emprendimiento de los diseñadores Gustavo Yankelevich y Máximo Ferraro.

Según el artículo 12 de la ley 4886, que regula la protección de las históricas unidades, éstas pueden ser donadas, entre otras, “a instituciones sin fines de lucro o fundaciones”. La norma da prioridad a aquellas “con trayectoria en la preservación e investigación de la historia ferroviaria nacional, […] el diseño industrial, y la ingeniería”.

La propia ley establece como condición para la donación que los coches sean expuestos al público de manera accesible, gratuita y periódica y “que se garantice su conservación, preservación y mantenimiento”.

Comentarios