Por la quiebra de TBA, la Justicia rematará diez coches motores Wadloper, que la ex concesionaria había adquirido para el malogrado Tren de los Pueblos Libres. Cada unidad se venderá con un precio base de 685 mil pesos, una cifra varias veces superior a la de los Mitsubishi de la línea B que salieron a la venta.

Por orden del Juzgado Nacional de primera instancia en lo Comercial número 9, que interviene en la causa de quiebra de la ex concesionaria TBA (Trenes de Buenos Aires), serán rematados un total de diez coches motores diésel Düwag DH1 “Wadloper” que aquella empresa nunca llegó a utilizar.

Una de las unidades que salen a remate, en Dock Sud. Foto: Jorge Cerigliano.
Una de las unidades que salen a remate, en Dock Sud. Foto: Jorge Cerigliano.

De esas diez unidades de trocha media (1435 mm), que cuentan cada una con dos cabinas de conducción, cinco están alojadas en un depósito adyacente al puerto de Dock Sud, mientras que las cinco restantes se encuentran en el predio de Emfer, fallida empresa también perteneciente a los hermanos Cirigliano, controlantes de TBA.

Los coches salen a la venta en lotes de cinco unidades con un valor base por lote de $3.427.670. De no prosperar la venta en lote, se los ofrecerá individualmente a un valor base unitario de $685.534. Tratándose de unidades en buen estado de conservación, llama la atención su alto valor en comparación con los coches Mitsubishi que SBASE retiró de la línea B y vendió a valores entre apenas 15 mil y 17 mil pesos más IVA.

Cabe recordar que estos coches, gracias a que poseen trocha media y a su configuración, podrían ser utilizados en los servicios regionales que Trenes Argentinos Operaciones posee en la provincia de Entre Ríos, buena parte de los cuales se encuentran suspendidos por falta de material rodante.

La accidentada historia de los Wadloper

Los coches Wadloper fueron fabricados en la década del 80 a pedido de Nederlandse Spoorwegen (Ferrocarriles Neerlandeses) para cubrir servicios regionales. Hacia finales de la década pasada, la empresa estatal holandesa los retiró de circulación, vendiéndolos a distintas empresas ferroviarias en Polonia, República Checa, Rumania y, además, Argentina.

Uno de los Wadloper que TBA utilizaba para el Tren de los Pueblos Libres y el Gran Capitán.
Uno de los Wadloper que TBA utilizaba para el Tren de los Pueblos Libres y el Gran Capitán.

En este caso, la entonces concesionaria TBA los había adquirido para cubrir el denominado “Tren de los Pueblos Libres”, un servicio binacional de corta vida que discurría entre Pilar y Paso de los Toros (Uruguay) por vías del Ferrocarril Urquiza. Hacia fines de 2011 TBA empezó a utilizar los Wadloper en el servicio Pilar – Posadas, una versión acotada del “Gran Capitán” que TEA había dejado de prestar meses atrás.

Con la revocatoria de la concesión de TBA el 24 de mayo de 2012, tras la tragedia de Once, tanto el Tren de los Pueblos Libres como el servicio Pilar – Posadas dejaron de correr. Los Wadloper que se utilizaron para cubrir estas prestaciones quedaron abandonados a su suerte en la estación Pilar del Urquiza hasta que la empresa Casimiro Zbikoski los adquirió para el flamante servicio internacional Posadas – Encarnación, que se mantiene a la fecha con un gran éxito de público. Los otros coches que TBA había comprado para ampliar sus servicios -que son los que actualmente salen a remate- nunca salieron del puerto o de las instalaciones de Emfer.

Comentarios