La subestación Quilmes se encuentra en sus etapas finales. Realizan ensayos y ajustes para su pronta puesta en marcha. Desde Siemens, una de las empresas a cargo de su construcción, aseguran que el montaje "se encuentra muy avanzado". Su entrada en servicio permitirá aumentar la frecuencia del ramal a La Plata.

La subestación Quilmes de la línea Roca, que alimentará al ramal a La Plata de ese ferrocarril, está en sus etapas finales y se estima que será puesta en servicio “en los próximos meses”.

En diálogo con enelSubte, representantes de Siemens Argentinaadjudicataria de la obra junto con Tesur, del grupo Techint-, confirmaron que “el montaje de la subestación se encuentra muy avanzado”. Desde la compañía confirmaron que durante este mes se están realizando “ensayos para dejar la instalación lista”.

La entrada en servicio definitiva de la subestación sería “en los próximos meses”, aunque no depende de la UTE Siemens – Tesur. Algunas “actividades externas” indispensables para su puesta en marcha dependen de “otros proveedores de la Unidad Ejecutora Central [del Ministerio de Transporte], el operador de la línea [Trenes Argentinos Operaciones] y EDESUR”.

La subestación Quilmes comenzó a construirse en agosto de 2016, con bastante demora de lo originalmente previsto, debido a que el terreno de 54 mil metros cuadrados lindero a las vías donde debía emplazarse (una vieja playa de cargas en desuso), se encontraba parcialmente ocupado por viviendas precarias.

La puesta en marcha de la subestación permitirá aumentar la frecuencia de los servicios vía Quilmes. Actualmente los trenes a La Plata corren cada 30 minutos debido a que los trenes actualmente reciben energía de la subestación Temperley, construida en los años 80 durante las primeras etapas de la electrificación. El objetivo final es que los trenes circulen cada 12 minutos. Gracias a esto también sería posible avanzar con la electrificación Berazategui – Bosques de la Vía Circuito, tramo que permanece sin servicio desde septiembre de 2015.

Comentarios