El pasaje conecta las veredas este y oeste de la 9 de Julio con accesos al nodo homónimo del subterráneo. Los pasajeros se quejan por la falta de seguridad.

 Vecinos y transeúntes reclamaron mayor seguridad en el acceso a la estación de subterráneo que comunica a las líneas B, C y D con una galería comercial situada debajo del Obelisco porteño ante reiterados hechos delictivos.  Se trata de la boca subterránea lindante con las estaciones Carlos Pellegrini (B), 9 de Julio (D) y Diagonal Norte (C), que habitualmente es usaba por transeúntes para no cruzar la extensa Avenida 9 de Julio.  Allí funciona una galería comercial, pero el problema radica en uno de los accesos laterales, cuyo pasillo comunica con las estaciones mencionadas y donde bandas integradas en su mayoría por menores de edad y lideradas por un mayor asaltan a aquellos que usan ese acceso.

La agencia Noticias Argentinas constató que en las últimas semanas hubo reiterados robos a ciudadanos que pasaron por allí y en uno de ellos varios chicos de corta edad se abalanzaron sobre los pies de un empleado que pasaba por allí, con el fin de “tacklearlo” para luego sustraerle las pertenencias.  Como no pudieron lograrlo, el hombre se los sacó de encima con dos movimientos y ante la cantidad de gente que se acercó para ver lo que ocurría, un mayor de edad gritó desde el fondo “ya está, ya está vamos que se llenó de gente”, por lo que los menores se escaparon rápidamente del lugar.  En otra oportunidad, un vecino denunció que allí los menores “se juntan para drogarse y luego salir a delinquir, siempre mandados por un mayor”.

Un jefe policial explicó a NA que hasta el momento no recibieron ninguna denuncia o reporte de hechos delictivos en ese lugar, pero remarcó que la División Subterráneos -con jurisdicción en esa galería- “iniciará una investigación y enviará personal para evitar que se produzcan este tipo de ilícitos”.  Asimismo, agregó que “generalmente cuando en esa zona delinquen los menores de edad es porque hay un mayor que los obliga a hacerlo. Por eso es importante atraparlo y restituir a los chicos a sus familias o enviarlos a un instituto de rehabilitación”.  Por último, instó a que la gente radique las denuncias ante algún delito que sufra en cualquier estación de subterráneos y para ello informó que lo puede hacer en la estación Boedo (entre las avenidas Boedo y San Juan) de la línea E, donde funciona la División Subterráneos de la Policía Federal.

Comentarios