Luego de meses recluido tras el silencio que lo caracteriza, reapareció el Secretario de Transportes en declaraciones radiales.

Podrán existir dudas acerca de quién tiene la razón en sus denuncias: si Metrovías o los Delegados. La gente podrá discutir si viajar en la línea C es peor que viajar en hora pico en la línea D.

De lo que no cabe ninguna duda es que el principal responsable de la catastrófica situación que atraviesan los sistemas de transportes a nivel nacional, y en especial en los transportes metropolitanos, es el Secretario de Transportes, el Ingeniero Ricardo Raúl Jaime.

Este funcionario tiene abiertas unas 20 causas penales en la Justicia, por malversación de fondos, incumplimiento de los deberes de funcionario público, entre una batería interminable de acusaciones propias de un polémico funcionario que desde su asunción no ha provocado más que críticas desde todos los sectores de la oposición y la sociedad en su conjunto.

El secretario no ha concurrido ni una sola vez a la Cámara de Diputados a brindar informes sobre su labor desde su inicio de gestión. Ni siquiera sobre algunos temas que tienen mucha trascendiencia, como los recursos a concesiones ferroviarias o a explicar la politica de transporte del gobierno, algo que normalmente se realiza en cualquier país civilizado, donde incluso en muchos de ellos no se tiene una Secretaría de Transportes sino un Ministerio de Transportes y Comunicaciones, algo evidentemente impensable para la Argentina. 

Pareciera que su silencio otorga parte de la responsabilidad que se le adjudica ante la desastrosa gestión frente a su cargo, ya que no aparece públicamente hace meses. Hasta negó su aparición en un reciente programa televisivo emitido por Telefe, donde no dio declaraciones sobre un informe que muestra cómo se viaja en los transportes bajo su administración.

Incluso, en las celebraciones oficiales por los 150 años del Ferrocarril Argentino, Jaime envió a su segundo, el Subsecretario de Transporte Ferroviario, el Sr. Antonio Guillermo Luna. Lo mismo hizo con otros eventos públicos del gobierno.

Sin embargo, en el día de hoy, en las vísperas del segundo paro de subtes del año, la situación que atraviesa el medio de transporte más porteño es, sin duda, una de las peores de su historia, desde su estado integral de infraestructura y mantenimiento hasta su situación gremial, condiciones de trabajo y confort al pasajero, y justo hoy se le ocurrió al Secretario dar declaraciones en Radio 10.

El Secretario, quien aparentemente comienza su agonía política, no dio explicaciones de absolutamente nada de lo que la sociedad le reclama, sino todo lo contrario. Dejó tranquila a la población dando a conocer las medidas de seguridad que se llevarán a cabo mañana en el paro del servicio.

Nos dejó tranquilos y contentos al informar que solicitó la “intervención de las fuerzas de seguridad y la justicia” para garantizar “el derecho a trabajar” de los empleados que no adhieran al paro.

También nos dejó conformes al solicitar que “el cuerpo de delegados debe entender que no está cerrado el diálogo”. “Hacemos un llamado a la cordura y a la sensatez” enfatizó al terminar la entrevista.

Sin duda, las preocupaciones del Secretario no sólo no son acordes a la situación, sino que pareciera demostrar que está muy lejos de trabajar para lo que ocupa su cargo hace cuatro años, y de cumplir la “misión” de la Secretaría de Transportes: “Supervisar el control y fiscalización de los servicios de transporte que se prestan a través de los diferentes modos vinculados al área de su competencia, asegurando la calidad del servicio y la protección al usuario en condiciones razonables de economicidad.”

Decreto 1824/2004 artículo 5º

Comentarios