Es la información oficial provista por el Gobierno de la Ciudad. Ya comenzaron a instalar las escaleras mecánicas.

Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (SBASE) quiere inaugurar la estación Corrientes de la línea H en diciembre de 2010.  Este tramo agregará 400 metros de túneles y una nueva combinación (con Pueyrredón de la línea B) a la red de Subtes.

En los últimos días, ya comenzó en ese corto tramo el emplazamiento de las escaleras mecánicas fabricadas en China por la firma japonesa Fuyitec, una de las pocas cosas que requiere la estación para ser abierta al público.  Según aclararon en SBASE a este medio, la inauguración de Corrientes se postergó por la demora del Gobierno de la Ciudad en llamar a licitación para la instalación de catenaria y señales.

Idas y vueltas

La fecha de apertura de Corrientes, tal como ocurrió con Puán y Carabobo de la línea A, sufrió severas modificaciones a lo largo de los meses.  La obra civil, que comenzó en junio de 2006, fue terminada en marzo de 2009.  Sin embargo, el brutal recorte presupuestario aplicado por Mauricio Macri a SBASE a fines de 2008 determinó que se postergara la inauguración a junio de 2010 cuando sólo restaba instalar la catenaria, señales, escaleras mecánicas y los famosos caminos rodantes en la combinación con la línea B.  Así, tareas que pueden resolverse en alrededor de un mes fueron demoradas un año. 

A mediados de octubre, se conoció que el Presupuesto 2010 nuevamente otorgaba el financiamiento mínimo establecido por la ley (120 millones de pesos) a SBASE, lo que motivó fuertes críticas de la oposición.  El entonces presidente de SBASE, Luis Jahn, aclaró que Corrientes seguiría cerrada hasta mediados de 2011.  Para terminar las obras en marcha a finales de 2011, iniciadas todas en las gestiones de Aníbal Ibarra y Jorge Telerman con fondos propios, se necesitarían alrededor de 400 millones de pesos según estimó Jahn.  A fines de 2009, un crédito de 50 millones de dólares de la Corporación Andina de Fomento (CAF), al que en marzo de este año se sumó el empréstito en el mercado internacional, alivió las restricciones presupuestarias y los trabajos pudieron recuperar el ritmo que supieron tener.  Aún así, los plazos para las inauguraciones se mantienen salvo el de Corrientes, que fue adelantado para fines del año en curso.  Sin embargo, las extensiones de las líneas A y B serán puestas en servicio en plena campaña electoral para la Presidencia de la Nación por un Jefe de Gobierno que no habrá cumplido su promesa de 40 kilóimetros de subte en cuatro años.

Comentarios