La comisión de Presupuesto del Gobierno de la Ciudad comenzó a tratar un proyecto del Ejecutivo para contraer un préstamo a doce años con una entidad financiera de Brasil por la suma de 216 millones de dólares. La licitación la ganó Alstom en abril pasado.

El gobierno porteño defendió este miércoles en la Legislatura el proyecto enviado por Mauricio Macri que lo autoriza a endeudarse en 1000 millones de pesos para comprar 120 vagones para la línea H.

La Comisión de Presupuesto recibió a Juan Pablo Piccardo, titular de la empresa Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) y al director de Crédito Público, Abel Fernández, que explicaron los detalles del proyecto. La iniciativa autoriza al Ejecutivo a contraer un préstamo financiero con el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes) de Brasil por un monto de hasta 216 millones de dólares cuyo plazo de amortización no sea menor a 8 años con un plazo de gracia de 4 años.

Abel Fernández explicó que para el “se afectan en garantía de repago del préstamo los recursos provenientes de la coparticipación federal de impuestos por el equivalente en pesos al monto del préstamo autorizado sumado a lo que resulte en concepto de pago de intereses y aquellos otros montos que sean necesarios al sólo efecto de cumplir con la normativa vigente del Banco Central”. Luego el funcionario destacó “el diálogo con el Gobierno Nacional y con las autoridades del Banco Central. La oferta brasileña es muy competitiva desde lo financiero, es por ello que el mecanismo debería ser aprovechado”.

En tanto, Piccardo sostuvo que “es una obra civil de 2200 millones de pesos. Los coches tendrán la última tecnología que se usa en el mundo, con aire acondicionado, motores que optimizan el uso de energía y una caja negra que registra todo. En esta licitación hubo dos oferentes, uno de China que pasó una cotización por coche de poco más de 2 millones de dólares y la otra que resulta la elegida es Alstom de Brasil con un valor de casi 1,6 millones de dólares”,explicó el titular de Sbase.

El nexo con el Central

Para el préstamo con el Bndes, Macri consiguió una tasa récord del 4 por ciento, sostenida por la garantía en la que se basa el crédito, que es nada menos que el Banco Central. Y eso encuentra su explicación en las sigilosas negociaciones entre el PRO y el Gobierno nacional.

Este medio adelantó que el ministro de Hacienda porteño, Néstor Grindetti, había viajado en junio a Washington para tantear la posibilidad de obtener créditos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para obras viales. Y que con esa carta, Macri pensaba sentarse a negociar en el entre tripartito de transporte que encabeza el ministro del Interior, Florencio Randazzo

Fue el propio Randazzo quien le dijo a Grindetti que fuera al Banco Central a pedir la garantía, y le aseguró que la entidad que preside Mercedes Marcó del Pont le iba a dar luz verde.

El crédito del Bndes exige que por el Convenio de Pagos y Créditos Recíprocos (CCR) entre el Banco Central de Brasil y el Banco Central de la Argentina, que la Ciudad afecte en beneficio del Banco Ciudad los ingresos por coparticipación federal como “contragarantía”, que la entidad que encabeza Federico Sturzenegger debe ceder a su vez como garantía al Banco Central. El dato más importante es que este mecanismo necesita la autorización del Banco Central.

Cómo serán los trenes

Los 120 coches tendrán 17 metros de largo por 2,60 de ancho y circularán acoplados en formaciones de seis coches cada una integradas por dos coches remolque con cabina principal y cuatro coches motores intermedios, de los que se supone al menos dos contarán con pupitre de maniobra para poder movilizar cada tripla en forma independiente en el taller al igual que los Alstom de la línea D.  Utilizarán una tensión de trabajo de 1500 volts de corriente contínua (VCC) que captarán mediante pantógrafos a la vez que devolverán a la catenaria la corriente generada por los motores en la etapa de frenado, que podrá ser utilizada por otras formaciones que se encuentren acelerando en otro sector de la línea.  Tendrán una aceleración de 1 m/s2, un frenado de 1 m/s2 (frenado máximo de servicio 1,1 m/s2) y frenado máximo de emergencia de 1,3 m/s2.

En cuanto al confort, todas las unidades contarán con aire acondicionado que se podrá regular en forma independiente para los salones de pasajeros como para las cabinas de conducción.  Además estarán equipados con suspensión neumática que les permitirá minimizar los movimientos ocasionados por irregularidades en la vía.  En cuanto a seguridad, los materiales utilizados en su construcción deberán cumplir con normas de calidad en cuanto a la resistencia al fuego y a la generación de humos.  En caso de impacto, los coches tienen previsto en su diseño dispositivos que absorberán la energía del choque asi como evitarán que un coche se superponga sobre otro.  Cada tren contará también con una computadora que llevará registro de todo evento ocurrido durante el servicio que será de utilidad para el mantenimiento, asi como “cajas negras” que almacenarán información relevante en caso de accidentes. 

por lapoliticaonline.com y enelSubte.com

Comentarios