El legislador porteño Rafael Gentili (Proyecto Sur) presentó un proyecto para unificar las trazas de las líneas C y H en Retiro. La propuesta, que busca reformar la vigente ley 317 que ordena la construcción de la línea H, sostiene que debe brindarse acceso a la red a la villa 31 a la vez que se recupera la idea de construir una estación "Retiro Norte" para los ferrocarriles tal como propuso el macrismo en 2008.

De acuerdo a los impulsores de la reforma, la traza de la línea H quedaría definida de la siguiente manera: “el trazado total de la Línea sigue las avenidas Sáenz, Almafuerte, Caseros, Jujuy, Pueyrredón, calle Francisco Romero, borde que separa las vías del Ferrocarril San Martín del tejido urbano existente del Barrio 31 Carlos Mujica, Calle Nº 4, calle Carlos H. Porette, Av. Antartida Argentina, Av. Ramos Mejia, Retiro, y tiene una longitud aproximada de CATORCE (14) kilómetros, con diecisiete (17) Estaciones.  En los extremos de la Línea se ubica la Estaciones terminal Nueva Pompeya y la Estación Retiro, que a continuación empalma con la Estación Retiro de la Línea C, siendo las Estaciones intermedias Sáenz, Hospitales, Parque Patricios, lnclán, Humberto I, Venezuela, Plaza Once, Corrientes, Córdoba, Santa Fe, Las Heras, Plaza Francia, Facultad de Derecho, Padre Mujica y Terminal de Omnibus.”

Desde Subterráneos de Buenos Aires la idea no fue bien recibida. En diálogo con este medio, el presidente de SBASE Juan Pablo Piccardo aseguró: “los cambios de trazas o nuevas líneas requieren estudios complejos que llevan mucho tiempo. No se puede gestar un proyecto de la noche a la mañana sin ser analizado profundamente”.

El proyecto choca en Legislatura con lo propuesto por la diputada María José Lubertino, que busca unir las líneas E y H en Retiro realizando un loop y permitiendo brindar servicios contínuos, a la vez que busca ahorrar la construcción de una estación al utilizar sólo la actual Retiro de la línea E, aún no inaugurada.

enelSubte.com reunió los cuestionamientos al proyecto presentado. Las objeciones tanto de la empresa estatal a través de su presidente, como a los ingenieros de la empresa consultados, y los dichos por especialistas en transporte del despacho de la diputada María José Lubertino, los argumentos expuestos son los siguientes:

  1. La traza propuesta atravesará terrenos ganados al rio a principios del siglo XX, con las consecuentes dificultades que eso supone para la construcción de subterráneos tal como se experimentó en la construcción del tramo A2 de la línea H (estaciones Parque Patricios y Hospitales) y de la extensión de la línea E entre Bolívar y Retiro.
  2. No se tiene en cuenta el riesgo edilicio que implica no sólo construir sino luego operar una línea de subterráneos bajo edificaciones precarias levantadas sin el más mínimo control de parte del Estado.  Si bien se considera la extensión de la línea H en conjunto con la urbanización de la villa 31, poco se ha hecho al respecto.
  3. El proyecto propone empalmar una línea como la H, equipada con la más moderna tecnología, con una que conserva incluso su sistema de señalización analógico original provisto por Siemens & Halske en 1934. Además deben considerarse ciertas limitantes técnicas en la traza de la línea C que impedirían un aumento de frecuencias a la altura de lo necesario: curvas muy cerradas, cercanía de los cambios de las estaciones Retiro y Constitución a los andenes, estrechez de los andenes (excepto las estaciones Diagonal Norte, Avenida de Mayo, Lavalle y San Martín, que cuentan con andenes de 4 metros de ancho, las demás estaciones tienen plataformas de 3m de ancho). Tampoco se tiene en cuenta que ninguna de las estaciones de la línea C cuenta con cantidad suficiente de accesos como para drenar la cantidad de pasajeros que utilizarían una línea como la propuesta operando con una frecuencia máxima estimada en 60 o 90 segundos dependiendo de cuál sea el sistema de señales a utilizar.  Además, la propuesta no contempla ni las obras de readecuación del nodo 9 de Julio ni la proyectada construcción de un loop detrás de la estación Retiro, ambos trabajos contemplados en el Plan Maestro, para agilizar la inversión de los trenes en dicha cabecera y así mejorar la frecuencia de la línea C.
  4. El trazado propuesto tampoco contempla la posibilidad de crear recorridos pasantes que rodeen el Micro y Macrocentro porteño (cosa que sí sucedería con una unión E + H) sino que refuerza un sistema donde la circulación por dicha zona queda supeditado a la línea C, que está aún hoy lejos de donde se encuentra la mayor cantidad de oficinas.
  5. El trazado propuesto podría amenazar la captación de tráfico de la futura linea F entre Las Heras y Constitución. Si se hiciera el loop E/H, existiría una oferta de transporte claramente diferenciada entre Constitución (servida por las líneas C y F) y Retiro + Once (servida por la línea E/H). Una línea C/H competiría con la F, creando las condiciones para una explotación antieconómica de la F.

Comentarios