El Legislador Hernán Rossi (UNEN) propuso que las estaciones de Subte, estadios, grandes supermercados y entidades bancarias, entre otros, cuenten con equipos desfibriladores para atender eventuales urgencias cardíacas. "El 90% de los ataques ocurren en la vía pública y solo el cinco por ciento de esos pacientes llega con vida al hospital", afirmó.

El presidente del bloque UNEN-Suma+, Hernán Rossi, presentó en la Legislatura porteña un proyecto de ley para que sea obligatoria la existencia de un desfibrilador externo automático (DEA) en todas las estaciones de subte, terminales de micros, estadios deportivos y clubes.

“El noventa por ciento de los ataques cardíacos ocurren en la vía pública y solo el cinco por ciento de esos pacientes llega con vida al hospital”, advirtió Rossi.

El legislador busca que los grandes supermercados, centros comerciales que superen los mil metros cuadrados, teatros, instituciones educativas, hoteles, bingos y hasta entidades bancarias tengan un DEA, para establecer medidas de prevención que permitan salvar la vida de cualquier ciudadano.

El diputado porteño reseñó que las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo y que la Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que representan el 30 por ciento de la mortalidad en todo el mundo.

En el mismo sentido, reveló que en nuestro país 100 mil son las personas que fallecen por año como consecuencia de esta enfermedad y que esto representa un 32 por ciento del total de las muertes en la Argentina.

Rossi destacó que los avances tecnológicos permitieron desarrollar estos aparatos con un funcionamiento automatizado y que su utilización es una muy buena posibilidad de incrementar el número de personas que sobrevivan a un paro cardíaco.

por Noticias Argentinas

Comentarios