Una formación se detuvo por problemas técnicos en la estación Entre Ríos y, en lugar de evacuar, los pasajeros decidieron quedarse adentro hasta que el tren fue reparado allí mismo.

La Línea E de subte sufrió anoche demoras en la estación Entre Ríos cuando una formación sufrió un desperfecto técnico y, en una  llamativa decisión, las más de 500 personas que viajaban decidieron no bajarse y convertirse en una suerte de “piquete” sobre la formación. A los gritos los pasajeros exigieron a la empresa Metrovías que solucione el problema técnico con ellos allí.

“La formación se dirigía a Plaza de los Virreyes y el problema del retraso se originó porque la gente se quiso quedar en la formación en lugar de dejar que se retirara y tomar la siguiente”, explicó a DyN Lucila Maldonado, gerenta de Comunicaciones de la empresa Metrovías.

En los hechos, la situación no fue tan tranquila. Hubo algunos pasajeros que se quejaban a los gritos, otros que iniciaron cántitos que iban subiendo de tono, y los técnicos que llegaron de apuro para tratar de poner en funcionamiento las puertas díscolas que se negaban a cerrarse debieron trabajar “vigilados por expertos”. Sólo faltó que recibieran consejos sobre que tornillos y cables apretar…

Lo cierto es que la nutrida legión de pasajeros se mantuvo firme en su decisión y la Línea E permaneció completamente paralizada durante unos 20 minutos, hasta que los técnicos de Metrovías lograron finalmente solucionar el desperfecto en las puertas de la formación.

“Es más simple que la gente se baje y la formación siga sola, pero en esta ocasión las más de 500 personas que viajaban se negaron a colaborar por lo que los técnicos tuvieron que ir a arreglarlo ahí mismo”, dijo la vocera, y desmintió la versión de que hubiera “gente atrapada”.

por DyN

Comentarios