La escasez de las piezas más pequeñas ocasiona inconvenientes a la hora de dar el vuelto en las boleterías de la red de subterráneos y trenes y en las máquinas de colectivos. Las empresas concesionarias se quejan por la falta de actualización de las tarifas y piden al Gobierno que se realicen redondeos.

La implementación del sistema de boleto eléctronico SUBE, si bien avanza a paso firme, no logró acabar aún con la falta de monedas.  Si bien la escasez de metálico se vio notablemente disminuída tras la introducción de la tarjeta, el faltante es evidente cuando se intenta pagar con monedas de cinco o diez centavos.  Fuentes de Metrovías señalaron al matutino El Cronista que “puede ser que en alguna boletería se genere este tipo de faltantes” y agregaron que “esto pasa especialmente con las monedas de 5 y 10 centavos porque el boleto sólo cuesta $ 1,10. Con lo cual, si el pasajero paga con un billete de $ 2, que es lo típico, se le deben devolver 90 centavos en monedas, de las cuales la mayoría siempre van a ser las más chicas”.

Entre las causas que cita el mencionado diario, esto se debe a que el Banco Central (BCRA) redujo la emisión de estas piezas a sólo un décimo de lo que se acuñó en 2010.  El año pasado, se superaron los 30 millones de unidades emitidas mientras que para este año se redujo a tan sólo 3,8 millones.  De acuerdo a las planillas que publica periódicamente la entidad monetaria, el énfasis estuvo puesto en la acuñación de cien millones de unidades de monedas de 25 y 50 centavos y de un peso.  Esta orientación hacia las piezas de mayor valor es una consecuencia de la alta inflación que experimentó la Argentina en los últimos tiempos: desde la salida de la Convertibilidad (enero de 2002), los precios aumentaron un 370%, destacó El Cronista.

En los ferrocarriles, la situación se arrastra desde hace meses y obligó a empresas como TBA -operadora de las líneas Mitre y Sarmiento- a disponer el cierre de boleterías ante la falta de cambio.  En los colectivos, se colocaron carteles sobre las máquinas solicitando a los pasajeros abonen sus boletos con monedas pequeñas y hasta se ha programado a las expendedoras para que redondeen los boletos.  “Elegimos salir perjudicados nosotros ante que los pasajeros, para evitar inconvenientes. El faltante se está sintiendo desde hace cuatro meses, y en algún momento sucedió con las de 10, pero desconocemos sus causas”, indicaron desde una línea de colectivos.

Comentarios