Sorpresa entre los usuarios por los coches madrileños que debutaron el sábado en la línea B. Por el momento se trata de una sola formación. Las restantes se incorporarán progresivamente. Las pruebas continuarán el próximo fin de semana.

Tal como anticipó en exclusiva enelSubte.com el sábado a la tarde, tras una larga espera, los trenes CAF serie 5000 iniciaron servicio comercial en la línea B, finalmente transportando pasajeros. Se trata de la primera incorporación de material rodante a la línea roja del Subte desde 1995, cuando ingresaron al servicio los trenes Mitsubishi ex-línea Marunouchi del Metro de Tokio. 

La puesta en marcha de los trenes sorprendió a los pasajeros habituados a abordar las clásicas formaciones japonesas. A diferencia de estos, los coches españoles poseen asientos rígidos de materiales plásticos y carecen de conexión entre coches. Exteriormente se encuentran pintados con el esquema institucional de Metrovías, en amarillo con franja gris y, al igual que los Mitsubishi, cuentan con un suplemento lateral negro que compensa la distancia entre el tren y el andén. Pese a ser coches de gálibo ancho no alcanzan a completar el gálibo ferroviario con el que fue construida la línea B. Los pasajeros destacaron la buena aceleración de los coches, su comodidad y limpieza interior. Cabe señalar que aun no cuentan con el mapa de la línea ni con publicidades, aunque sí se les han colocado las correspondientes aplicaciones gráficas y advertencias de seguridad.

La incorporación de la primera formación del nuevo material rodante es en los hechos un preanuncio de la inauguración de las estaciones Echeverría y Juan Manuel de Rosas, prevista para antes de las elecciones del presente año. Es de esperar que la misma se lleve a cabo cuando estén listos para ingresar a servicio todos los coches de las cuatro formaciones compradas a Madrid. Según pudo saber enelSubte.com en la tarde del viernes al menos dos coches, aún pintados con el esquema de Metro de Madrid, fueron trasladados desde los talleres de Villa Lynch del Ferrocarril Urquiza a Santos Lugares para iniciar su adaptación.

Los coches CAF 5000 forman parte de una compra encarada por Subterráneos de Buenos Aires para reforzar la flota necesaria para inaugurar las estaciones Echeverría y Juan Manuel de Rosas. La Ciudad de Buenos Aires abonó un total de $550.000 dólares por formación, con todos los gastos incluidos. Los coches fueron fabricadas en España por Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF), Westinghouse, AEG, General Eléctrica Española y Sociedad Española de Frenos, Calefacción y Señales entre 1974 y 1976 y adquiridas de segunda mano al Metro de Madrid, donde circularon hasta el año 2011. El pedido original de 24 coches fue complementado luego con el envío de 12 adicionales.

Una versión no confirmada indicaría que SBASE habría iniciado tratativas con Metro de Madrid para la incorporación de nuevos coches usados, aunque de fabricación más reciente, para reemplazar a los Mitsubishi. Se trataría de los CAF serie 6000 fabricados en 1998 que circulan actualmente en la línea 9 del metro de la capital española.

Comentarios