Mientras en el resto de las estaciones de la línea más antigua de Buenos Aires los trabajos de modernización ya están terminados o se encuentran paralizados, en la ex Terminal de la línea A las obras continúan.

El plan de modernización y puesta en valor de la línea A ya lleva una década en proceso, luego de su anuncio en 1999 -en ese momento a cargo del concesionario privado Metrovías-, su retraso debido a la crisis económica de fines de 2001, su traspaso a la órbita estatal, el inicio efectivo en 2006 y su desarrollo en los últimos 2 años. Las obras incluyeron hasta la actualidad: renovación total de azulejos y baldosas en la mayoría de las estaciones, instalación de nuevas boleterías y escaleras mecánicas, colocación de nueva señalética en bocas de acceso e imitaciones de los carteles originales en la sección Loria – Acoyte, y al menos un ascensor para discapacitados en cada estación.

La mayor parte de estas acciones se llevó a cabo en 2007, como fue informando por enelSubte.com, y exceptuando la instalación de ascensores -paralizada actualmente- se encuentra concluida. Sin embargo, en la estación Primera Junta los trabajos a cargo de la empresa Roggio comenzaron en forma tardía a fines de 2007, con la preparación de la Plazoleta Primera Junta y de la escalera que desciende al andén sur, para alojar dos ascensores: uno que comunique la superficie con la boletería, y de acceso al andén con futuro destino a San Pedrito. La primera obra finalizada -el año pasado- fue la instalación de una escalera mecánica, que ocupó la mitad de la amplia boca que sale a la plazoleta, y le siguió la colocación de otra escalera similar para acceder al andén a Plaza de Mayo.

Los demás trabajos, aún en proceso, incluyen la instalación de una tercera escalera mecánica, en el andén con sentido a Carabobo, que significó la destrucción completa de la escalera original del año 1914, ya que no era posible compatibilizar su estructura metálica para el alojamiento del sistema eléctrico. Debido a ello, un tercio del andén a Carabobo se encuentra cerrado hace ya varios meses con placas metálicas, en preparación para ser ocupado por la nueva escalera mecánica, y la circulación de pasajeros se vuelve dificultosa debido al reducido espacio que se dejó entre este vallado y los bordes del andén. Por último, se está terminando de colocar una nueva boletería en el extremo norte del pasillo superior, y en consecuencia la salida a Avenida Rivadavia esquina Rojas se encuentra temporalmente clausurada.

Por último, las obras incluyeron como detalle la reciente modernización de la señalética en andenes -que databa de los tiempos de SBA- por los carteles celestes característicos diseñados por el estudio de Ronald Shakespear para Metrovías que también aparecen en Plaza Miserere y Plaza de Mayo, acordes a la extensión de la línea hasta su cabecera temporaria, Carabobo.

Comentarios