A excepción de la línea H, el resto de la red fue interrumpida esta mañana por un conflicto gremial. Colapso de transporte en calles y trenes.

En una nueva oportunidad, los Delegados del Subterráneo paralizaron todas las líneas -a excepción de la línea H- de forma sorpresiva y sin aviso previo, contradiciendo la promesa que habían hecho en reiteradas conferencias de prensa de no realizar paros sin advertir con antelación a los pasajeros.

En este primer paro del año, el argumento es el fraude en la convocatoria a elecciones gremiales para los sectores de limpieza y auxiliares de estación. La Unión Tranviaria Automotor debía convocar a elecciones y avisar de las mismas con 10 días de anticipación. Según acusan los Delegados, esto no ocurrió, y “de la noche a la mañana” se supo de las sorpresivas elecciones sin siquiera permitirle a algunos trabajadores poder anotarse en las listas, aún a última hora.

Esto provocó el paro sorpresivo que comenzó incrementalmente línea por línea, primero en las A, C y D para luego alcanzar con las B y E, cerca de las 8 de la mañana, a todas las líneas menos la línea H.
“El paro no tiene término” anuncian Delegados de base, advirtiendo que “si el Ministerio de Trabajo no toma cartas en el asunto” la medida continuará. Tanto dicho Ministerio como la Secretaria de Transportes anunciaron rápidamente que el conflicto se levantaba a las 10 de la mañana, cuando las negociaciones entre ambas carteras y la UTA dieron como resultado la suspensión de las polémicas elecciones.

Desde Metrovías, la vocera Lucila Maldonado anunció a todos los medios la misma frase: “Es una medida ajena a la empresa” sin dar mayores detalles.

Comentarios