Se trata del coche La Brugeoise número 10. Se encuentra en restauración desde agosto en el taller Polvorín.

Ante la inminencia de los festejos por el Bicentenario de la Revolución de Mayo, la concesionaria Metrovías se apresta a restaurar un histórico coche para presentarlo en dichas celebraciones. Se trata del coche La Brugeoise número 10, perteneciente a la línea A, que había sido retirado de servicio hace más de diez años por motivos desconocidos.  

El coche 10, que se encontraba en perfectas condiciones operativas cuando fue retirado de servicio, estuvo más de una década almacenado en los galpones del taller Lynch del Ferrocarril Urquiza.  Allí, también está guardado el coche 113, que sufrió daños parciales en su carrocería en un incendio supuestamente intencional ocurrido en Primera Junta el 23 de noviembre de 2000 tras un paro de Subtes, a la espera de su reparación y puesta en servicio. Ese día, los coches 43 y 51 se quemaron totalmente y sus chasis son utilizados hoy como chatas de mantenimiento.  El coche 100, que se encontraba acoplado a las unidades siniestradas, sólo sufrió daños en la pintura de uno de sus frentes y se encuentra hoy en servicio.


Coche 10 en servicio en los años 40, todavía pintado con el celeste grisáceo de la Anglo pero con el logotipo de la Corporación. (Colección Sergio Ruiz Diaz)

En agosto del año pasado, el coche 10 fue trasladado a Polvorín.  Según indicaron fuentes confiables a enelSubte.com, la carrocería se encuentra en muy buen estado, aunque le faltan algunas piezas mecánicas y el pantógrafo, que habrían sido utilizadas como repuestos para los coches en servicio regular.   De acuerdo a estas mismas fuentes, el coche 10 será pintado con el esquema de la Corporación de Transportes de la Ciudad de Buenos Aires (CTCBA).  Este organismo, formado por las empresas tranviarias, de colectivos y el gobierno nacional y municipal en 1939 para coordinar el transporte capitalino, decidió que los coches de las líneas de subterráneos serían pintados con los colores usados por los tranvías de la Anglo Argentina, dueña original de la línea A: color marfil con una banda marrón debajo de las ventanillas. Unos pocos coches de la A llegaron a recibirla, aunque se desconoce si el 10 en particular fue pintado de esta manera.  Sin embargo, al poco tiempo se dispuso que debía aplicárseles el esquema de la CHADOPyF (Compañía Hispano Argentina de Obras Públicas y Finanzas, dueña de las actuales líneas C, D y E), que es el que ostentan hasta la actualidad.


En el taller Polvorín, pintado con los colores de la CHADOPyF.

El coche 10 llegó a Buenos Aires en septiembre de 1913 desde la ciudad de Brujas (Bélgica), en donde fue fabricado con un diseño diferente al actual.  Como los demás coches de la flamante línea de “tranvías subterráneos” de la Anglo, poseía una plataforma de tipo tranviaria en cada punta para el acceso en superficie.  Gracias a la rampa de Primera Junta, en las horas pico se desacoplaban los dos primeros coches de las formaciones que llegaban a la estación, que continuaban su recorrido por las vías de superficie hasta Rivadavia y Lacarra sin necesidad de transbordo.  El 31 de diciembre de 1926, se decidió cancelar el servicio mixto debido a que el creciente tráfico vehicular sobre Rivadavia provocaba demoras en la circulación tranviaria, afectando las frecuencias en el túnel.  Por lo tanto, 116 coches fueron reformados en el taller Polvorín, en donde se les otorgó su aspecto actual. 

Los coches La Brugeoise son los vehículos ferroviarios en servicio comercial más antiguos del mundo.  Por lo tanto, forman parte del patrimonio histórico, cultural e incluso turístico de la Ciudad de Buenos Aires.  Cada año, reciben miles de visitas de turistas y ferroaficionados de diversas partes del mundo que vienen a verlos en funcionamiento como cada dia desde el 1 de diciembre de 1913.

Comentarios