En varios momentos del día, los trenes con destino Los Incas anuncian su final de recorrido en Lacroze. Enterate por qué ocurre.

Caras largas, gestos y hasta insultos en voz baja a veces se pueden apreciar en los trenes de la línea B cuando por los altoparlantes de los coches se anuncia que la formación finalizará su recorrido en Federico Lacroze. Esto motiva que los pasajeros que deseen continuar viaje hacia Los Incas deben descender y esperar el siguiente tren hacia Parque Chas.

Muy a menudo la noticia impacta negativamente en el ánimo de muchos pasajeros que, apresurados, deben aguardar otro tren para llegar a destino.

Pero, ¿por qué sucede? Este episodio no es fortuito: ocurre en las mañanas y las tardes, luego de la hora pico, al comienzo de la hora valle y lamentablemente esinevitable en las condiciones actuales de funcionamiento.

La reducción de trenes en servicio obliga a retirarlos de la vía principal para estacionarlos en la cochera-taller Rancagua, ubicada entre las estaciones Dorrego y Lacroze. Si todos los trenes terminaran en Los Incas y algunos se devolvieran en vacío hasta la cochera obstruirían el tráfico y provocarían el desajuste de la frecuencia dada la gran cantidad de maniobras necesarias para su ingreso al depósito.

Si bien en el túnel siguiente a la estación Los Incas se utiliza para estacionar algunas formaciones, dicho lugar no es el más adecuado para esa función.

La cochera-taller Juan Manuel de Rosas, de 700 metros de largo y ubicada a continuación de la estación homónima, vendrá a subsanar este problema una vez habilitada. Pero hasta que esto ocurra, los trenes cortos seguirán circulando.

Comentarios