El legislador Sergio Abrevaya presentó un proyecto para que se declare "en emergencia" por un plazo de tres años a la línea E y el Premetro. Ambos ramales cuentan con bajos niveles de inversión para mejorar el servicio y las quejas de los pasajeros son constantes por demoras, baja frecuencia, cancelaciones y desperfectos técnicos en los trenes. También piden que se informe sobre el avance de la extensión a Retiro.

El diputado Sergio Abrevaya (GEN) presentó en la Legislatura Porteña un proyecto de ley que pide declarar “en emergencia” a la línea E y el Premetro por un plazo de tres años.

El proyecto insta a Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) a diseñar un plan de inversiones para la “renovación, mejoramiento y correcto mantenimiento” de la línea E para que, tal como lo establece la ley 4472, se garanticen los “derechos de los usuarios” y la “calidad” del servicio en condiciones de “continuidad, regularidad, igualdad y generalidad”.

La línea E, cabe recordar, sufrió afectaciones por 15 veces más que la línea H y fue la segunda en cantidad de horas de servicio perdidas durante el pasado mes de marzo. Las quejas de los pasajeros se hacen sentir por las constantes demoras, baja frecuencia, cancelaciones y desperfectos técnicos por fallas en el material rodante, que se halla muy desgastado. Algunos pasajeros, incluso, llegaron a pedir una reducción de tarifa por el mal servicio.

Asimismo, la iniciativa exhorta a SBASE a elevar a la Legislatura en el plazo de 120 días un plan para la “reconversión, modernización, prolongación y mejora” del Premetro, ramal tranviario que el año pasado cumplió 30 años de existencia y cuyo programa de inversiones presentado hace años, salvo pequeñísimas excepciones, se encuentra paralizado. Si bien la estación Nuestra Señora de Fátima había sido seleccionada en 2014 como “estación modelo” de un plan de reformas que alcanzaría a todas las paradas del Premetro, sólo se reformó esta, tras permanecer cerrada durante más de un año.

Otro proyecto de Abrevaya relacionado con la línea E apunta a que el ejecutivo informe la situación y el estado de avance de las obras de las estaciones Correo Central, Catalinas y Retiro, haciendo hincapié en lo relativo a “detalles de la obra civil”, “instalación de vías y señalización” y “previsión de incorporación de material rodante” (un tema sensible, ya que no se prevé que la línea reciba material rodante cero kilómetro). El Gobierno de la Ciudad, recientemente, prometió su habilitación para mayo del año próximo.

Comentarios