El cineasta Pino Solanas, que salió segundo en las elecciones de la capital, salió a pedir la renuncia de Jaime, Moreno y De Vido.

“A ver… no sé si me estoy olvidando de alguno”, ironizó Pino Solanas en una conferencia de prensa que está ofreciendo en el barrio de Congreso. Había dicho que los polémicos Ricardo Jaime (secretario de Transporte de la Nación) y Guillermo Moreno (secretario de Comercio Interior) deberían dar “un paso al costado” tras la derrota oficialista en las elecciones del domingo. Y a ellos agregó al ministro de Infraestructura, Julio De Vido.

El titular de Proyecto Sur convocó a los medios para anunciar sus “lineamientos políticos” y para “sugerir al Gobierno nacional medidas necesarias para enfrentar el complejo escenario institucional actual”. Junto a él estuvieron los diputados electos Alcira Argumedo, Jorje Cardelli y Liliana Parada, y el diputado Claudio Lozano.

Ayer, la presidenta Cristina Kirchner lo había elogiado por su crecimiento en la Capital, y al hacer sus propios números de la elección sugirió que su sector podría estar entre los aliados del Gobierno. De inmediato Solanas salió a desmentirla.

Ahora dio una nueva señal de la lejanía que pretende respecto del Gobierno, aunque en plena campaña electoral el mismo Solanas había dicho que apoyará algunos proyectos, como la nueva ley de radiodifusión.

De hecho, el sector político al que se sumará Solanas votó varios proyectos polémicos junto al kirchnerismo, entre ellos la estatización de las AFJP y de Aerolíneas Argentinas, y el propio adelantamiento de las elecciones. Pero se opuso a las retenciones móviles en pleno conflicto con el campo.

Comentarios