La cámara de Diputados analizará un pedido de informes al Ministerio de Transporte por la suspensión de los servicios ferroviarios a Tandil, interrumpidos desde junio del año pasado tras la cancelación de las prestaciones de Ferrobaires. Incierto panorama laboral.

La Comisión de Transporte de la Cámara de Diputados de la Nación tratará en breve un proyecto de pedido de informes relativo a la suspensión de los servicios ferroviarios a Tandil.

La iniciativa, impulsada por el diputado Leonardo Grosso (Movimiento Evita – Buenos Aires) requiere al ministro de Transporte, Guillermo Dietrich -quien esta semana fue autorizado por el presidente Macri a clausurar y levantar ramales ferroviarios-, al secretario de Gestión del Transporte, Guillermo Krantzer, y al subsecretario de Transporte Ferroviario, Arturo Papazian, que informen sobre las causas que motivaron la suspensión del servicio y cuál es la fecha prevista para su restitución, consultas que habían sido eludidas en los últimos meses en los informes al Congreso del Jefe de Gabinete, Marcos Peña.

Los trenes a Tandil dejaron de correr en junio del año pasado, al suspenderse la circulación de todos los trenes de Ferrobaires. En los meses siguientes, las autoridades sólo mencionaron como prioritarios los trenes a Mar del Plata, Bahía Blanca y Junín, lo que provocó malestar en aquella localidad.

Recientemente, y tras un largo tironeo entre Nación y Provincia, Ferrobaires fue transferida al Estado nacional y comenzó el proceso de absorción de algunos de sus servicios por parte de Trenes Argentinos Operaciones. De esta manera, fueron restaurados los trenes a Mar del Plata y se aumentaron las frecuencias a Bahía Blanca vía Lamadrid, mientras que se espera que el mes próximo se incorporen más frecuencias al servicio a Junín. Sin embargo, no hubo mayores novedades acerca del futuro del tren a Tandil ni sobre resto de los servicios oportunamente concesionados a Ferrobaires.

El pedido de informes también indaga sobre la suerte de los 19 trabajadores destacados en la estación Tandil, que desde hace más de un año no tienen funciones. Cabe recordar que al oficializarse el traspaso, sólo 1044 operarios fueron transferidos a la SOFSE. Los restantes (alrededor de 1200), en cambio, quedaron afectados a la recientemente creada “Unidad de Colaboración para la Operación de los Servicios Ferroviarios de la Provincia de Buenos Aires”, cuya función resulta por demás incierta.

Comentarios