Una pasajera filmó a un delincuente que, tras hurtar en la línea D, quedó atrapado en las puertas del tren. Los pasajeros lo golpearon e intervino la Policía Federal en la estación Tribunales.

La presencia de ladrones, carteristas, descuidistas, “chorros” y “pungas” en los subterráneos de Buenos Aires ya es una costumbre: los pasajeros se habituaron a llevar las mochilas en el torso en lugar de en la espalda y los choferes avisan por micrófono que “cuiden sus pertenencias”.

Pero la presencia policial en vagones y andenes sigue siendo escasa. Por eso surgió “Pungas en el Subte de Buenos Aires”, un sitio que recopila fotos, videos y testimonios de los criminales y sus rutinas. “Somos un grupo de personas interesadas en crear un país mejor y desde nuestra humilde posición intentamos aportar nuestro granito de arena para lograr ese objetivo”, afirman en la web.

“PEESBA”, como se hacen llamar, publicó un video capturado por una pasajera a la que la intentaron robar entre las estaciones Callao y Tribunales de la Línea D. El punga, identificado por ellos como “Néstor Guardielo”, no logró asaltarla, y además quedó trabado con los dedos entre las puertas automáticas.

“Este punga estaba con otros cinco que, cuando me vieron adentro del subte escaparon como ratas. Este quedo atrapado, ¡Sí! sus dedos atrapados por las puertas del subte”, reza la descripción del video.

En las imágenes puede verse como el sospechoso queda atrapado mientras se insulta con la presunta víctima. Luego, al bajarse, la mujer empieza a llamar a la policía, mientras un grupo de pasajeros intercepta y lo golpean.

Comentarios