Desde la mañana del sábado la línea A está interrumpida por una medida de fuerza gremial "por tiempo indeterminado". Los gremialistas rechazan el "reordenamiento laboral" implementado por la concesionaria y acusan a la empresa de poner en riesgo la seguridad de los pasajeros al querer aumentar la velocidad de los trenes para compensar las caídas de frecuencia.

Desde las primeras horas de la mañana del sábado la línea A, que vincula Plaza de Mayo con San Pedrito, se encuentra interrumpida debido a una medida de fuerza dispuesta por conductores y guardas nucleados en la AGTSyP (Asociación Gremial de Trabajadores de Subte y Premetro).

Según manifestaron desde el gremio la medida se tomó en rechazo a un reordenamiento laboral dispuesto por la concesionaria y en respuesta a las sanciones disciplinarias aplicadas por Metrovías a quienes no lo acataran. Según los gremialistas la empresa solicitó aumentar la velocidad de los trenes para compensar las caídas de frecuencia ocasionadas por el déficit de formaciones. Esto, acusan, pondría en riesgo la seguridad de usuarios y trabajadores.

Hoy día la línea A cuenta con una flota de 18 trenes, compuesta por nueve CNR chinos, siete Fiat-Materfer de fabricación nacional y dos Siemens reformados. El pasado viernes la AGTSyP emitió un comunicado en el que hizo pública su solicitud a Metrovías para que retire de circulación a estos dos últimos, ya que presentarían una serie de irregularidades que comprometerían la seguridad.

Metrovías rechazó las acusaciones y señaló que no pidió aumentar la velocidad más allá de las máximas permitidas. Voceros de la empresa remarcaron que las sanciones que se están aplicando se deben a malas prácticas de conductores y guardas quienes conducirían a una “velocidad injustificadamente inferior” para aumentar los tiempos de viaje.

La medida es por tiempo indeterminado y se extendería, al menos, hasta mañana.

Comentarios