Con la apertura de las líneas 3 y 6, actualmente en construcción, el Metro de Santiago pasará a ser el segundo más extenso de América Latina y el 25° más grande del mundo. El año que viene anunciarán la construcción de una nueva línea. Académicos piden que la red duplique su extensión para acompañar el crecimiento de la población.

Con la próxima inauguración de las líneas 3 y 6 -ambas actualmente en avanzado estado de construcción- hacia fines del próximo año, el Metro de Santiago se convertirá en el 25° más extenso del mundo y en el segundo más grande de América Latina, luego del Metro de la Ciudad de México.

La actual red de la capital chilena, conformada por cinco líneas, cuenta con una extensión de 105, 4 kilómetros. Las líneas 3 y 6 le agregarán a la red otros 37 kilómetros de túneles, llegando a 142,4 km. Se trata de una situación inédita, ya que nunca antes en Chile se habían construido dos líneas completas en simultáneo.

La línea 3 atraviesa Santiago de norte a este, pasando por el centro de la ciudad, uniendo las estaciones Los Libertadores y Fernando Castillo Velasco. Se estima que para 2021 esa línea sumará otras cuatro estaciones adicionales. En tanto, la línea 6 es una línea expresa que atravesará la ciudad de este a oeste, entre las estaciones Cerrillos y Los Leones. Esta última línea tiene como objetivo primordial descongestionar a la línea 1, la más antigua y la más utilizada del sistema.

tuneles-linea-6-santiago
Una sección de túnel típica de la nueva línea 6: obsérvense la catenaria rígida y las puertas de andén.

Si bien aún restan importantes terminaciones, la infraestructura eléctrica, de señalamiento y de vías está terminada en buena parte de las trazas, lo que ha permitido que en los últimos meses se realizaran pruebas de circulación con los flamantes trenes CAF AS-14, equipados con conducción completamente automatizada y sin cabina de conducción. El pilotaje de los trenes fue provisto por la empresa francesa Thales.

Ambas líneas introducen, además, aspectos muy novedosos para el Metro de Santiago: además de la innovadora conducción automática, los trenes tomarán la energía con pantógrafo y catenaria (hasta ahora todas las líneas tenían tercer riel). Las estaciones contarán con puertas de andén, similares a las que se prevén instalar en la línea D una vez que se ponga en funcionamiento el sistema CBTC, análogo al de la línea H.

Pese al importante salto que implica la apertura de estas dos nuevas líneas, el Metro de Santiago no se quedará estancado. En el primer semestre del próximo año será presentada la propuesta de traza definitiva para la nueva línea 7, iniciativa lanzada en 2014 por el gobierno chileno.

[quote_box_right]”Considerando el aumento de población que tiene Santiago, que va a superar los ocho millones de habitantes y el alza de la motorización, es necesario construir más metro, porque resuelve los requerimientos de transporte sin afectar el escaso espacio vial de la superficie. La red debiese duplicarse en unos quince años para cubrir bien la ciudad”, dijo Louis de Grange, especialista en Transporte de la Universidad Diego Portales.[/quote_box_right]

“Estamos trabajando con la secretaría de Planificación de Transporte en el estudio y financiamiento. Hay muchas alternativas que estamos considerando […] esperamos que la Presidenta lo anuncie el primer semestre del próximo año”, dijo en la última reunión de ALAMyS el presidente del directorio de Metro, Rodrigo Azócar. “Normalmente las alternativas de financiamiento del Metro son un 30% que financia el Metro con sus propias tarifas y tomando deuda, y un 70% que se hace normalmente con un aporte del Estado. Es una cosa que puede cambiar que tenemos que conversar con Hacienda, que tenemos que ver. Y dentro de las alternativas por supuesto está la posibilidad de una concesión“, adelantó, refiriéndose a la polémica propuesta que busca concesionar la construcción y operación de ese nuevo ramal.

Fuera del ámbito estrictamente oficial, también existen otros proyectos, como el que el año pasado presentaron la Cámara Chilena de la Construcción y la Universidad Diego Portales: este ambicioso plan promueve la construcción de 125 kilómetros adicionales para 2030.

Louis de Grange, especialista en Transporte de esa universidad, dijo meses atrás a El Mercurio: “Considerando el aumento de población que tiene Santiago, que va a superar los ocho millones de habitantes y el alza de la motorización, es necesario construir más metro, porque resuelve los requerimientos de transporte sin afectar el escaso espacio vial de la superficie. La red debiese duplicarse en unos quince años para cubrir bien la ciudad”.

Comentarios