Otra vez trasladan a los Brugeoise, ahora a Mariano Acosta

Los centenarios coches empezaron a ser depositados en los que se prevé será su morada por tiempo indeterminado. Se trata del predio del taller Mariano Acosta del Premetro, a donde llegaron ayer las primeras unidades. No está claro todavía si el terreno cuenta con las medidas de seguridad para una adecuada preservación de los coches en los términos que dictó la jueza Elena Liberatori.

Los coches La Brugeoise, retirados de servicio comercial el pasado 11 de enero, empezaron a ser trasladados al predio del taller Mariano Acosta del Premetro (no confundir con el predio de Lacarra y Dellepiane, donde se construirá el homónimo Taller Central). La triste morada fue estrenada ayer por los coches 9 y 80, parte del lote reformado por Emepa, que fueron depositados sobre tramos de vías provisorias. Luego arribaron unidades carrozadas en madera que, al igual que sus hermanos metálicos, fueron llevados directamente desde el taller Polvorín.

Sin embargo, existen serias dudas sobre las condiciones en las que los coches estarán en Mariano Acosta. Hasta ahora SBASE no informó si se reforzó la seguridad del lugar, tanto en lo que se refiere a personal de custodia como a protección perimetral. Vale recordar que los Brugeoise trasladados tanto a Acosta como al obrador de Labardén y Los Patos poseen aún todos sus componentes eléctromecánicos, muchos de ellos de cobre y bronce que tienen un alto valor de reventa en el mercado. Tampoco está claro si las unidades serán cubiertas finalmente con lonas: aparentemente estaban prometidas para el pasado viernes para el predio de Los Patos, pero hasta ahora sólo dos de los coches que se encuentran allí están efectivamente tapados.  

En ese sentido, organizaciones dedicadas a la preservación del patrimonio histórico expresaron su alarma ante el deterioro que sufrirán los coches belgas, que conforman una flota histórica única en el mundo. Si bien existe un amparo dispuesto por la jueza Elena Liberatori que obliga a resguardar los coches de las inclemencias del tiempo, hasta ahora la Justicia no ha logrado impedir el traslado de los coches a lugares cuyas condiciones de seguridad y albergue no están garantizadas. Tampoco queda clara la urgencia de la gestión macrista en despejar los talleres de la línea cuando ante lo insuficiente de la flota nueva no sólo no se podrán inaugurar las nuevas estaciones San José de Flores y San Pedrito sino que la cochera Nazca, que consta de 400 metros de vía cuádruple con capacidad para 16 trenes de cinco coches, no será aprovechada en su totalidad. Si a esto se suman los rumores que circulan entre los empleados que dan cuenta de que la A abrirá el 9 de marzo sólo hasta Primera Junta, menos se entiende la premura por deshacerse de los coches antiguos.

Comentarios