Por un boicot de toda la oposición para lograr el llamado a elecciones comunales que el PRO se niega a realizar, la ley de subtes y otros proyectos fueron nuevamente postergados.

Otro problema ajeno al tratado puntual de la ley de subterráneos volvió a frustrar la aprobación de la esperada ley que el oficialismo porteño argumenta necesitar para comenzar las obras. A diferencia del anterior intento el pasado 24 de abril, cuando la postergación de la votación fue motivada por una denuncia del macrismo contra el jefe de la bancada kirchnerista, en esta oportunidad el problema fue la negativa a tratar el aplazamiento del llamado a elecciones en las comunas. Toda la oposición se levantó entonces del recinto, sin dar el quórum necesario para votar la ley.

Habida cuenta de que la ley de subterráneos era uno de los elementos más importantes de la agenda del día, el bloque del Partido Socialista argumentó que “los subtes son tan estratégicos para la Ciudad como las comunas”. La Comisión Legislativa de Seguimiento y Control Comunal, con representantes de toda la oposición, consideró que “el macrismo pretende destruir la incipiente democracia participativa”. La intención es no aprobar ninguna ley que requiera el gobierno de Macri mientras continúe rechazando un pedido de interpelación “para que de explicaciones del aplazo de las elecciones de Comunas”. La nueva ley de subtes no fue la única que quedó sin poder tratarse de las previstas para hoy.

Esta mañana en la Legislatura no se anticipaba una nueva postergación, escuchándose argumentar a varias personas que este jueves la sesión comenzaría puntual a diferencia del resto de las oportunidades debido al comienzo del partido de River con San Lorenzo para definir que equipo seguirá en la Copa Libertadores. Según algunos medios periodísticos de la Ciudad, hubo casi una docena de diputados porteños que admitió vería el partido luego de la sesión.

Comentarios