En la tarde del miércoles, por orden de la Policía Federal, los trenes de la línea B no se detuvieron en las estaciones Pasteur y Pueyrredón. La causa fue el despliegue de un operativo de seguridad en el barrio de Once ante el temor de posibles saqueos. No se registraron incidentes.

En la tarde de este miércoles los trenes de la línea B no se detuvieron en las estaciones Pasteur y Pueyrredón debido a una orden policial.

Minutos antes de las 16 horas la Policía Federal realizó un gran despliegue de efectivos y vehículos como contingencia ante los rumores que circulaban entre los comerciantes respecto de posibles saqueos en la zona. El pánico de los propietarios de Once llevó a que bajaran sus persianas y se redujera notablemente la circulación en superficie, en pleno período de compras navideñas.

Dichas escenas se repitieron tanto en la Avenida Pueyrredón entre la estación ferroviaria de Once y la avenida Corrientes, como sobre esta última avenida y en el centro comercial del Abasto.

Durante algunos minutos, mientras duró el despliegue del operativo, las estaciones Pasteur y Pueyrredón estuvieron cerradas al público. Finalmente fueron reabiertas al comprobarse la ausencia de saqueos en el área.

Comentarios