El domingo se habilitaron los nuevos andenes de Ramos Mejía y Ciudadela, y empezaron a utilizarse los andenes provisorios de Liniers. En todos los casos hubo quejas de los usuarios: afirman que las plataformas son estrechas y que están alejadas de los edificios principales de sus respectivas estaciones.

El pasado domingo 29 de mayo se habilitaron, tras más de un año de obra, los nuevos andenes laterales de las estaciones Ciudadela y Ramos Mejía de la línea Sarmiento, a la vez que entraron en funcionamiento los andenes provisorios de la estación Liniers, lo que posibilitará el inicio de las obras de renovación de esa estación, licitadas el año pasado. Con esta nueva operatoria quedaron clausurados los andenes centrales de esas tres estaciones, que serán renovados completamente en breve.

Los nuevos andenes están ubicados sobre las vías externas, coloquialmente llamadas “rápidas”, ya que son aquellas que suelen ser utilizadas para sobrepasos o por servicios que no paran en todas las estaciones. La idea es que sean utilizados mientras se realicen las obras en los centrales y queden habilitados ante eventualidades o para trenes rápidos. Pese a que se trata de plataformas renovadas, su entrada en servicio motivó quejas entre los usuarios del Sarmiento.

En el caso de Ramos Mejía los pasajeros cuestionaron que los andenes (particularmente el descendente, en dirección a Once) se encuentren desfasados de los accesos y el edificio principal de la estación, obligando a realizar un desplazamiento de varios metros.

Medios locales, como el1Digital se hicieron eco de la situación y recogieron testimonios de los usuarios, que manifestaron que el nuevo andén “es incómodo porque hay que caminar dos cuadras más”. “No sé para qué se hizo un nuevo andén, para mí es innecesario porque con el otro estábamos bien. Viajo todos los días a Capital y es incómodo. Además, para mí, la plataforma tiene que ser un poco más grande porque es angosta y te chocás con la gente”, dijo otro pasajero a ese medio.

Andenes provisorios en Liniers, desfasados de la estación original.
Andenes provisorios en Liniers, desfasados de la estación original.

Esa estrechez de los andenes fue criticada también en Ciudadela, donde el escaso ancho de las plataformas contrasta con el amplio andén central que dejó de utilizarse el sábado. La situación fue denunciada a través de publicaciones en las redes sociales, algunas de las cuales acompañan esta nota.

Distinto es el caso de la estación Liniers, donde se han levantado plataformas provisorias similares a las colocadas en otras líneas metropolitanas, que serán utilizadas mientras se desarrollen las tareas de renovación que, de acuerdo con la Operadora Ferroviaria del Estado, demandarán unos seis meses. Se trata de una operación compleja, ya que la estación Liniers cuenta con una alta afluencia de público a todo horario y es una de las más utilizadas de la línea Sarmiento.

En esta oportunidad, los cuestionamientos de los usuarios apuntan a que las estructuras fueron montadas demasiado lejos del edificio principal, obligando a los pasajeros a caminar varios metros para poder acceder a las plataformas.

Las habilitaciones de andenes renovados se suman a las de otras estaciones de la red, como Ministro Carranza y Miguelete, de la línea Mitre. En ambas restan, sin embargo, algunos detalles. En este último caso, también hubo quejas de los usuarios ya que las paradas no cuentan con iluminación durante la noche.

Comentarios