Continúan haciéndose cuestionables intervenciones en estaciones que son Monumento Histórico Nacional. Las columnas centrales de Uruguay ahora están pintadas con tonalidades multicolor, mientras que en Facultad de Medicina una intervención publicitaria invita a los usuarios a escribir mensajes con marcador.

A la par que el Observatorio de Patrimonio y Políticas Urbanas presentó un informe ante la Comisión Nacional de Monumentos, Museos y Lugares Históricos alertando sobre la situación de deterioro de las condiciones edilicias de la red y las cuestionables alteraciones realizadas sobre las estaciones, nuevas intervenciones vuelven a poner en entredicho el respeto de las autoridades por la condición de Monumento Histórico Nacional.

En el caso particular de la estación Uruguay, en las últimas semanas se advirtió que las columnas centrales, que apenas hace un año fueran pintadas de blanco por orden de Subterráneos de Buenos Aires, aparecieron coloreadas con tonalidades vivas tales como varios verdes, amarillo, naranja, varios tonos de rojo y azul turquesa. Cabe recordar que recientemente la estación fue intervenida por el artista Claudio Baldrich.

La estación Uruguay, inaugurada en 1931 en la anteúltima etapa de prolongación de la línea B hacia el centro, fue declarada Monumento Histórico Nacional en 1997 por un Decreto del poder ejecutivo. Esto no impidió que durante esa década fuera objeto -como toda la línea B- de intervenciones que le quitaron gran parte de su atractivo original. Tanto sus mayólicas como su cartelería original, instaladas por el Ferrocarril Terminal Central de Buenos Aires de la familia Lacroze, fueron cubiertas por un revestimiento de baja calidad y escasa durabilidad.


FACULTAD DE MEDICINA: ¿MENSAJE CONTRADICTORIO?

Como parte de una campaña publicitaria elaborada por la agencia Furia World, la empresa Edding -fabricante de productos de librería tales como fibras, fibrones y resaltadores- instaló en la estación Facultad de Medicina tres paneles donde una veintena de artistas realizaron una serie de ilustraciones e inscripciones bajo el lema “Dejalo salir”, en un guiño a los pasajeros a hacer lo propio “brindándole a todos la posibilidad de expresarse y manifestar sus ideas creativamente de manera auténtica y con completa libertad”, señaló la compañía en un comunicado.

Facultad de Medicina es otra de las estaciones declaradas Monumento Histórico Nacional que ha sido intervenida por Metrovías en los 90, mutilando gran parte de su estética y atractivo original. Al igual que en la línea B, los azulejos y mayólicas originales, instalados por la CHADOPyF, quedaron debajo de una capa de nuevo revestimiento.

Resulta particularmente cuestionable este tipo de intervención ya que envía un mensaje confuso y contradictorio a los usuarios, justamente en un momento en el que la administración se propone -o al menos discursivamente lo hace- a levantar la alicaída imagen de la red producto de años de vandalismo y descuido. En el clima de debate social abierto esta última semana por los ataques vandálicos a las nuevas y aún sin estrenar formaciones CSR del Ferrocarril Sarmiento parece poco atinado convocar a “dejar salir” con “absoluta libertad” todo tipo de mensajes con marcador en las estaciones de la red. Mas aún cuando SBASE obtiene un usufructo por tales campañas.

Comentarios