Nuevamente prometen que el SUBE estará pronto en servicio

Fuentes de la Secretaría de Transporte indicaron que los primeros colectivos lo tendrán operativo a principios de agosto. Demoras con la instalación de los sistemas para controlar las transacciones explicarían el retraso en la puesta en marcha del boleto electrónico. Estudian cambios en la distribución de los subsidios.

A medida que se acerca 2011, aumenta la frecuencia de los anuncios de obras con la mira puesta en las elecciones.  Así, la Secretaría de Transporte informó que esperan poner en funcionamiento, al menos parcialmente, al Sistema Único de Boleto Electrónico (SUBE) para principios de agosto.  Esta iniciativa, diseñada para evitar que se necesiten las escasas monedas para viajar, fue anunciada por la Presidente en febrero de 2009.  En aquel entonces, la mandataria dijo que estaría totalmente operativo en 90 días, aunque esto no se cumplió.  Finalmente, días antes de las elecciones legislativas se entregaron miles de tarjetas que utilizan la red montada por la empresa Monedero en el Subte, la línea Urquiza, el Belgrano Norte y unas pocas líneas de colectivos.

De acuerdo a la STN, las demoras en la completa implementación del servicio obedecen a las dificultades para implementar el sistema de “back office”, que será el encargado de controlar que las más de 14 millones de transacciones diarias que se registran en los medios de transporte del Area Metropolitana de Buenos Aires sean depositadas en las cuentas de las empresas.  Esto representa alrededor de 20 millones de pesos diarios, 7300 millones anuales. 

A principios de mes, la Presidente firmó un decreto que establece que las empresas de transporte participarán en el control del clearing.  Sin embargo, técnicos de Transporte se oponen: “es poner al lobo a cuidar las ovejas ”, dicen. “Sólo fiscalizarán, el control del dinero lo tendrá Nación Servicios ”.  El próximo lunes se hará una prueba del funcionamiento del back office, y se espera que para fin de mes ya estén instaladas las validadoras en los más de 7.000 colectivos a los que ya le fueron colocados los soportes y cables necesarios. 

Cambios en los subsidios

En el Gobierno esperan utilizar el SUBE como una forma de distribuir mejor los cuestionados subsidios al transporte.  Gracias a que cada tarjeta SUBE es personalizada, el Estado tendrá un registro exacto de la cantidad de viajes, distancias y transbordos realizados por cada pasajero.  A partir de esta información, buscarán establecer un mecanismo de depósito del subsidio directamente en la cuenta SUBE del usuario en lugar de entregarlo a las empresas, como se realiza actualmente.  Una iniciativa en estudio es comenzar entregando un subsidio a los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo, un padrón de aproximadamente cuatro millones de personas.  “Hay que arrancar con bases de datos grandes, homogéneas, que permitan no equivocarse a la hora de tomar la decisión”, señalan los técnicos. El sistema podría así transformarse en una importante herramienta electoral.  “Más allá del uso político que pueda tener, siempre es más eficiente dar los subsidios a la demanda que a la oferta”, señala Nadín Argañaraz, del IARAF.

El año pasado, los subsidios al transporte público totalizaron 13.200 millones de pesos.  “Se está pensando en que se ate el subsidio al nivel de salario, y que así lo sigan recibiendo quienes cobran menos, y que el resto tenga que pagar la tarifa de transporte plena”, aseguran en el sector.  En el caso del Subte, esa tarifa plena está estimada en $2,30.

 

Comentarios