En una nueva denuncia por parte de los delegados del Subte, se pone al descubierto el estado de sectores no transitables y las graves falencias de higiene y seguridad en la red.

Otra oportunidad encontraron los Delegados del Subterráneo porteño para denunciar a Metrovías S.A., concesionaria del Subte, y poner en conocimiento a todas las autoridades competentes en el caso.

Se trata de una denuncia presentada por los Delegados de la Línea B de Subtes que pone al descubierto sectores de la red que no son transitados habitualmente por los pasajeros. Sin embargo, en estas salas ocultas en las estaciones, se reunen los sistemas y dispositivos que permiten el correcto funcionamiento de la red, desde la alimentación eléctrica que permite iluminar las estaciones hasta el agua que mantiene habilitados los baños.

La seguridad e integridad de los pasajeros depende, en cierta forma, de manera directa o indirecta, de que todos los sistemas de seguridad que hacen a la prestación del servicio, estén en óptimas condiciones.
Según lo denunciado por los delegados, esto no es así.

Hoy le tocó el turno a la estación Carlos Pellegrini, donde la higiene y el mantenimiento de los sectores visibles al usuario brillan por su ausencia.
Es precisamente en la misma estación donde se han recibido quejas de pasajeros ante el importante mal olor y nula ventilación y renovación de aire.

Ocurre que en los extremos del andén se pueden percibir olores desagradables y visualizar cataratas de filtraciones en las cercanías al fin de dicha estación.

Ante esto, tiempo atrás las autoridades han respondido que se debe a “la falta de higiene de por parte de las personas que utilizan la estación (detrás de los espejos) para dormir y hacer sus necesidades”.

Sin embargo, esto no es así. enelSubte.com ha confirmado que estos sectores ya no son utilizados para dormir por personas sin techo, y aún así los olores continúan.

Hoy, la denuncia de los Delegados afirman que en realidad, los olores son producto de filtraciones cloacales de los baños de la estación, confirmando que los desechos son arrojados a las vías, como parte de la investigación que enelSubte.com acerca a sus lectores a continuación.

 

 

– Se verifica filtración de líquidos fluviales y la presencia de orina, todo esto en el área de ingreso a la cabina de señales, detrás del espejo, andén sur, punta Lacroze.
– Se observan cables a flor de superficie en la pared, próximo a la llave de luz en la entrada. Ambos tableros eléctricos sobre la misma presentan signos de humedad por filtraciones.
– Se constata parte del cielo raso con desperfectos y faltantes de material (boquetes).
– Humedad con desprendimiento de pintura y presencia de hongos en paredes del pasillo.
– Sala de bombas: pozo sin tapas. Tablero eléctrico con riego de choque y cables sueltos. Abundante pérdida de agua desde el techo; caño principal roto.
– Sala de guardia: Filtraciones en el techo.
– Sala de baterías: Humedad en las paredes con desprendimiento de pintura.
– Antigua sala de alimentación: manojo de cables en el piso sin tapa.
– Antigua sala de relays: filtraciones en el techo. Riesgo eléctrico.

 


Puerta de acceso sobre el andén


Puerta de acceso

 


Sala de Bombas

 


Rotura de Caños en Sala de Bombas

 


Tablero en Sala de Bombas

 


Pasillo

 


Techo de antigua sala de relays

 

Comentarios