Asi lo admitió el presidente de Subterráneos de Buenos Aires, Luis Jahn. Se necesitan al menos 200 millones de dólares para terminar la obras en marcha. Peligra la inauguración de la estación Corrientes de la línea H.

El presidente de Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (SBASE), Luis Jahn, admitió ayer ante la comisión de Obras Públicas de la Legislatura porteña que no se harán ni se inaugurarán obras de subtes durante 2010.  Según el proyecto de Presupuesto 2010, presentado a fines de septiembre por el Gobierno de la Ciudad, SBASE recibiría 120 millones de pesos: el mínimo establecido por ley, tal como ocurrió en 2009. 

Jahn recordó a los legisladores que, para poder terminar las obras en marcha (estaciones Corrientes, Parque Patricios y Hospitales de la línea H; San José de Flores y San Pedrito de la A; Echeverría y Juan Manuel de Rosas de la B) en los dos años que quedan de gestión del PRO, se necesitan al menos 200 millones de dólares.  Los fondos presupiuestados apenas alcanzan para cubrir los costos operativos de la empresa estatal.

SBASE: sin fondos y en riesgo de liquidación

“Sin presupuesto, sin planes de obras y sin objetivos concretos, el macrismo convierte a SBASE en una administración virtual”, dijo el legislador de Diálogo por Buenos Aires, Eduardo Epszteyn, y agregó irónicamente: “¿Van a seguir con SBASE abierto?”.  Tal como informó oportunamente enelSubte.com, circulan fuertes rumores dentro del Gobierno porteño de una inminente disolución de Subterráneos de Buenos Aires.  La empresa estatal, que operó el subte en forma directa desde 1963 hasta 1994, es la encargada de la planificación de las extensiones de la red.  Cuenta con un plantel de ingenieros de primer nivel y que acumulan un invaluable conocimiento de la red.  En la actualidad, SBASE atraviesa serios problemas financieros: tan sólo se le asignaron 110 millones de pesos para el presente ejercicio fiscal, lo que supuso la paralización casi total de las obras que marcharon a buen ritmo hasta fines de 2008. 

La más avanzada de todas es la estación Corrientes de la línea H, en donde la empresa concentró sus esfuerzos para este año.  La estación se encuentra terminada en su obra civil, instalaciones fijas, decoración y vías.  Para poder ser puesta en servicio, solamente deben instalarse la catenaria, las señales, las escaleras mecánicas y los caminos rodantes en la combinación con Pueyrredón de la línea B.  La fecha prevista para su inauguración era marzo de 2009.  Tras los recortes presupuestarios, se postergó a junio de 2010.  Sin embargo,  las palabras del señor Jahn indican que es muy probable que no sea abierta hasta 2011, año de elecciones.

Comentarios