No extenderán el Tren del Valle: para Marcos Peña, “no es una inversión estratégica”

El Jefe de Gabinete confirmó que el Tren del Valle no será extendido debido a sus "altos costos" y "baja demanda". Blanqueó que no cumplirán con el Presupuesto Nacional, que incluía una partida para ampliar el recorrido. Una vez más, el Gobierno confirma su política de trenes de pasajeros para el AMBA y de carga para el Interior.

En su reciente informe al Senado Nacional, el Jefe de Gabinete Marcos Peña, confirmó que “no está prevista la extensión del servicio ferroviario ‘Tren Estrella del Valle'” (sic), debido a que “no se presenta en la actualidad como una inversión estratégica”.

Aludiendo a “costos elevados” por la “baja demanda”, Peña blanqueó que no se cumplirá con la ley de Presupuesto Nacional, que el año pasado incluyó una partida específica para ampliar su actual recorrido por ambas puntas a Chichinales (Río Negro) y Senillosa (Neuquén).

Esos fondos habían sido incluidos en el presupuesto a propuesta de la senadora Magdalena Odarda (CC ARI – Río Negro), quien formuló la consulta al Jefe de Gabinete. Su incorporación había sido apoyada también por el senador Miguel Pichetto (PJ-FPV Río Negro) y los diputados Luis Bardeggia, Martín Doñate y María Emilia Soria.

Peña alegó que el Tren del Valle tiene “costos elevados” y “baja demanda”, pese a que en su primer año de servicio y pese a la irregularidad en sus prestaciones transportó cerca de 300 mil pasajeros. La extensión del recorrido estaba prevista en el Plan Quinquenal de Ferrocarriles Argentinos, que la gestión actual paralizó.

La cuestión de la supuesta baja demanda esgrimida por las autoridades merece algo de análisis: durante 2016, pese a la irregularidad de su prestación por fallas en el material rodante y falta de frecuencias, el Tren del Valle transportó más de 300 mil pasajeros, con un promedio de entre 20 mil y 30 mil pasajeros mensuales. Si la traza se completase hasta General Roca y Plottier, como preveía el Plan Quinquenal de Ferrocarriles Argentinos, abandonado por la gestión actual, estaba previsto que transporte unos 670 mil anuales.

Peña fundamentó la decisión en que “la priorización estratégica en materia de infraestructura ferroviaria en el país se orienta a los flujos masivos de pasajeros, como en el Área Metropolitana de Buenos Aires, y a los flujos masivos de cargas de más de 500 kilómetros”, confirmando una vez más la política de trenes de pasajeros para Buenos Aires y de cargas para el Interior del país que marca la acción del gobierno en materia de transporte.

El Gobierno confirmó que su política ferroviaria sólo contempla trenes de pasajeros para el Área Metropolitana de Buenos Aires, mientras que en el resto del país sólo debe haber trenes de cargas.

El año pasado, por caso, el PRO y la UCR en el Senado votaron en contra de la reactivación de los trenes de pasajeros a Neuquén y Bariloche -un proyecto impulsado por Odarda y una comisión transversal de senadores-, en línea con la política de no sumar nuevos servicios ferroviarios de pasajeros decidida por el gobierno.

Cabe recordar que el Tren del Valle es uno de los servicios regionales cuyas prestaciones han sido recortadas en los últimos meses por orden de Trenes Argentinos Operaciones. Desde el año pasado, funcionarios nacionales han buscado deshacerse de este servicio, intentando transferirlo a Tren Patagónico, empresa ferroviaria provincial de Río Negro, y contrariando la ley 27.132 de Ferrocarriles Argentinos.

El Tren del Valle había sido uno de los primeros servicios en ser atacados por la prensa afín al oficialismo y en ver cuestionada su continuidad apenas materializado el cambio de gobierno.

Gráfico histórico de pasajeros transportados por el Tren del Valle (julio 2015 – marzo 2017).

Comentarios