La empresa del grupo Roggio esperará a que se publiquen los pliegos del Urquiza para decidir si se presentará o no a la compulsa. Aseguran que está prácticamente descartado que participen de la licitación del Belgrano Norte. La firma se quiere concentrar en mantener la operación del Subte, cuyo futuro depende de una resolución judicial.

La empresa Metrovías, concesionaria de la línea Urquiza desde 1994, evalúa si presentarse o no a la licitación para seleccionar un nuevo operador para esa línea y prácticamente descarta presentarse a la licitación de la línea Belgrano Norte.

Según pudo saber este medio, Metrovías va a “esperar a la publicación de los pliegos para decidir si presentarse o no” a la licitación del Urquiza, que en principio sería un acuerdo de operación y mantenimiento por cuenta y orden de Trenes Argentinos Operaciones.

Fuentes cercanas a la compañía aseguran que el interés del grupo Roggio se centra actualmente en mantener la concesión del Subte, que también opera desde 1994, aunque con un nuevo socio internacional. El futuro de la licitación, sin embargo, depende de una resolución judicial, ya que la constitucionalidad de la norma que autorizó la concesión fue cuestionada por un recurso de amparo presentado por una ONG.

Cabe recordar que el Subte y la línea Urquiza fueron concesionados en un mismo paquete (el “Grupo de Servicios 3”) en la década del 90 bajo el argumento de la compatibilidad tecnológica entre el ferrocarril y la línea B, lo que posibilitaba la realización de servicios combinados. Si bien esto nunca se materializó, los trenes de la línea B siguen utilizando instalaciones del Urquiza para tareas de mantenimiento.

La concesión de Metrovías en la línea Urquiza venció el 31 de diciembre pasado. Si bien estaba previsto que una vez terminado el contrato la gestión de esa línea revirtiera al Estado, -y tal como había anticipado enelSubte– el Ministerio de Transporte decidió otorgar una prórroga de 18 meses a la empresa del grupo Roggio mientras se estudia “un nuevo esquema contractual de vinculación entre el Estado nacional y el sector privado” para la operación del Urquiza. Si al cabo de ese plazo no se hubiera adjudicado a un nuevo prestatario, la línea pasará al Estado en forma automática.

Una decisión análoga se tomó con la línea Belgrano Norte, otorgando una prórroga de 18 meses a Ferrovías, cuyo contrato vence el próximo 1° de abril. En este caso, Metrovías tiene prácticamente descartado presentarse a la compulsa, en buena medida por su escasa experiencia en la gestión de material rodante diésel. La misma fuente recordó el traumático paso de Metrovías por la línea San Martín, administrada entre 2014 y 2015 por la firma Corredores Ferroviarios, también del grupo Roggio.

Comentarios