Metrovías coloca advertencias en andenes y puertas de formaciones

Print Friendly
Se trata de carteles autoadhesivos para advertir a los pasajeros sobre la brecha entre el tren y el andén. La medida forma parte de una campaña de Metrovías para aumentar la seguridad en el uso del Subte.

La concesionaria Metrovías comenzó a instalar pegatinas de advertencia en las puertas de las formaciones y los andenes para advertir a los pasajeros acerca de la brecha que queda entre los trenes y el andén.  En muchas estaciones, sobre todo aquellas con andenes curvos como Mariano Moreno de la línea C, la distancia que queda entre las formaciones y las plataformas es suficiente como para que un pie quede trabado allí si no se circula con precaución.

Según informaron desde Metrovías, esta medida forma parte de un plan integral de señalización que comenzó el año pasado con el rediseño de los frentes de las boleterías.  Este año, se pegaron los primeros adhesivos en las puertas de las formaciones y hace pocos días se colocaron los primeros carteles en los bordes de las plataformas en los lugares aproximados en los que quedan las puertas de los trenes cuando se detienen.  En fecha indeterminada, ya se había instalado uno de estos avisos en el andén a Constitución de la estación Independencia de la línea C, aunque dicha medida no tuvo continuidad hasta ahora.

En el caso de la línea B, dicho inconveniente se tuvo en cuenta cuando en 1995 se adquirieron las actuales formaciones Mitsubishi al metro de Tokio.  Dado que las dimensiones de estos trenes son menores a las del gálibo ferroviario con el que fue construída la línea B, y que sus trenes originales aprovechaban totalmente, Metrovías colocó suplementos de chapa en los laterales y en las puertas para salvar la brecha.  Los coches Nagoya también fueron suplementados de idéntica manera aunque sólo en las puertas a su llegada de Japón.

Mind the gap

Los avisos que ahora se instalan en el Subte porteño siguen la línea iniciada por el Underground de Londres en 1968.  En aquel entonces, la empresa operadora del “Tube” buscaba una forma más eficiente para advertir a sus pasajeros sobre la distancia entre el tren y el andén, que en algunas estaciones es bastante amplia, que poner a su personal a repetir el mismo aviso una y otra vez.  Para ello, el Tube eligió grabar y reproducir un aviso en forma digital usando equipamiento con componentes de estado sólido sin partes móviles provisto por la firma AEG Telefunken.  Por las limitaciones que dicha tecnología presentaba entonces, se necesitaba una frase corta: asi nació la leyenda “mind the gap”.  Luego, siguieron los autoadhesivos con la frase que con el tiempo se convirtió en un emblema de la red londinense.

 

Comentarios