Los trabajadores coparon los sistemas de señales y transmisión de audio. Se registraron enfrentamientos entre trabajadores de UTA y disidentes. En asamblea decidirán si el paro se extiende a mañana. Los huelguistas recibieron el apoyo de un grupo de choferes de colectivos también desalineados de la UTA.

Se registraron momentos de extrema tensión en la estación Constitución de la línea C.  Trabajadores que responden a UTA ingresaron a la zona de molinetes minutos antes de que comenzara el paro y vociferaron cánticos a favor del sindicato tradicional del subterráneo.  Separados por una línea de efectivos policiales sin equipo antidisturbios, ambos bandos intercambiaron gritos e insultos hasta que alguno de ellos, que no ha sido identificado, arrojó varios petardos contra los efectivos policiales para romper el cordón.  En tanto, un trabajador que responde a la AGTSyP denunció antes las cámaras de televisión que fue golpeado en el rostro por miembros de UTA.

Néstor Segovia, delegado rebelde de la línea C, informó que el acatamiento del paro es total.  Aclaró, además, que la concesionaria Metrovías era la que estaba difundiendo ese diagnóstico.  Destacó también que este acatamiento se logró gracias a que el personal que controla las señales se niega a dar luz verde a la salida de los trenes, por lo que las formaciones serían inmediatamente frenadas por los dispositivos mecánicos de seguridad del sistema ATS de la línea C.  Sin embargo, se intentó prestar un servicio reducido entre Retiro y Avenida de Mayo, que fue cancelado al poco tiempo.

En otro episodio de tensión, los trabajadores en huelga tomaron el control del sistema de altoparlantes.  Así, comenzaron a improvisar una declaración en la que anunciaban los motivos de la huelga en lugar de la grabación que había puesto Metrovías.

Incidentes también en Federico Lacroze

Los huelguistas presentes en la estación Federico Lacroze de la línea B denunciaron que un grupo de sindicalistas afines a la UTA arrojaron petardos a las vias.  Esto podría haber provocado un incendio, ya que los durmientes están impregnados por líquido de frenos que chorrea de los coches.  Claudio Della Carbonara, delegado de la línea B, responsabilizó al ministro de Trabajo, Carlos Tomada, por cualquier hecho de violencia que pudiera ocurrir contra los trabajadores en huelga o los periodistas que cubren los hechos.

Apoyo colectivero

A poco de comenzado el paro, se conoció que un grupo de choferes de colectivos manifestó su apoyo a los trabajadores del subte en huelga.  Este sector de los colectiveros también está enfrentado con la conducción de la UTA.

Mientras se desarrolla el paro bajo tierra, se suceden varios cortes de autopistas y calles en la Capital y alrededores.  Trabajadores de la central atómica Atucha II cortaron la Panamericana a la altura de la calle Melo, mientras que también se registró una manifestación a la altura del Obelisco.

Comentarios