Esta semana fue librada al servicio de pasajeros una formación de coches Fiat Materfer como parte del plan de refuerzo de material rodante previo a inauguración de Puan y Carabobo.

Noventa y cuatro años de impecable prestación de servicios llevan realizados los legendarios coches belgas Le Brugeoise en la primera línea de trenes subterráneos de Iberoamérica y el Hemisferio Sur, noventa y cuatro años recorriendo el mismo trayecto. Desde los años 40 viene mencionándose cada vez con mayor frecuencia la necesidad de modernizar la casi centenaria flota, pero hasta ahora no han tenido reemplazo. La línea A está próxima a ver inauguradas dos nuevas estaciones que seguirán siendo servidas por estos museos sobre rieles que ya transportaron a tres generaciones de argentinos.

Sin embargo el plan de puesta en valor y modernización de la línea encarado por el gobierno nacional y la expansión a cargo de Subterráneos de Buenos Aires (SBASE), con la inclusión de cuatro nuevas estaciones, obliga a dar por hecho el retiro definitivo de los Brugeoise. Aunque la idea original era reemplazar totalmente la flota, algo que deberá ocurrir antes de la extensión a Flores y Nazca, provisoriamente se irán incorporando formaciones adicionales para asegurar la frecuencia una vez sean inauguradas Puan y Carabobo.

Esta incorporación, tal como adelantó enelSubte.com en enero de este año, consistirá de formaciones Fiat Materfer de la línea D, relevadas por la entrada de las 16 formaciones de coches Alstom. Los Materfer son, por otro lado, los únicos coches de la red que pueden funcionar con la tensión de 1100 v original de la línea A. Esta migración fue decidida por SBASE y puesta en marcha a principios de este año cuando conductores de los Brugeoise fueron enviados a la línea D a practicar en el manejo de los Materfer, fabricados en el país a partir de un proyecto de coche único elaborado en su momento por Subterráneos.

Esta semana ingresó al servicio público en la línea A la primer formación de coches Materfer. Los vecinos de Caballito se llevaron la sorpresa de viajar, por primera vez en casi 100 años, en una formación que no sea Le Brugeiose ni en su defecto una de las dos reformadas en los 80 por Emepa sobre chasis belgas. A partir de ahora comenzará a incrementarse la dotación de Materfer, sin que implique la salida de los Brugeoise.

Según fuentes consultadas por enelSubte.com la idea es retirar todos los coches Le Brugeoise para 2010 –año del Bicentenario–, cuando la línea inaugure su cabecera definitiva en las avenidas Rivadavia y Nazca. En ese momento será elevada la tensión a 1500 v –estándar de las otras cuatro líneas con catenaria–. Hasta tanto convivirán ambos tipos de trenes. La primera formación de Materfer cuenta sin embargo con los mapas actualizados de la red, incluyendo la línea H en su recorrido Once-Caseros y con la línea A hasta Nazca. Estación, esta última, que no llegarán a conocer los clásicos coches de madera.

 


Guarda en Materfer de línea A. Los coches fueron pintados para la ocasión.


Materfer estacionado en Primera Junta. No prestó servicio desde esta estación.


Ingreso a Perú desde Plaza de Mayo en plena hora pico.


El tren, sin la inscripción Metrovías en los coches.

Fotos: Héctor Kidaguian Ozon

Comentarios