Primero pintaron toda la estación, le colocaron ventilación forzada y nuevas boleterías. Ahora reparan sus pisos. ¿Las luces de emergencia? Continúan brillando por su ausencia.

En casos como éste no hay mucho para decir sino mucho para hacer. Que situaciones como la que sucede en la estación Callao ocurran luego de la experiencia de Cromagnon son verdaderamente inexplicables.
Mientras los inspectores de la Ciudad verificaban bares y boliches en la superficie, bajo tierra existen decenas de irregularidades denunciadas frecuentemente por enelSubte.com y otros medios.

Sin embargo, pareciera que la empresa concesionaria no se da por aludida. Obligaciones por contrato se incumplen constantemente. Las medidas de sanción que se pueden tomar ante irregularidades como la que sucede en Callao son muchas. Incluso, en un gran cúmulo de irregularidades y de posteriores multas, el Gobierno pudiera revocarle el contrato por incumplimiento. Sin embargo, por plena complicidad de los gobernantes de turno y de una sociedad toda que permite que esto ocurra, existen estaciones en riesgo como Callao que continúa sin luces de emergencia, cuyas consecuencias pueden ser serias, sólo que hasta un siniestro lo demuestre todos parecen ignorar la realidad.

Ojalá fuese el caso más grave el de Callao, el cual venimos denunciando desde agosto del año pasado. Mucho peor es, sin duda alguna, la falta de matafuegos en trenes y estaciones, como ocurre en varias paradas de las líneas C y E y en muchos coches de la red. Parecen ser más importantes las nuevas boleterías con kiosco que las condiciones de seguridad que por contrato está obligada a realizar la empresa que hace ya 14 años se encuentra frente a la administración de la red.

 


(Callao, de punta a punta, sin luces de emergencia)

 

Comentarios