El Tren de las Sierras recortó su servicio. El Tren del Valle sufrió una reducción de servicios de entre 20% y 33%. De los cuatro servicios entrerrianos, sólo uno funciona y los otros tres están cancelados desde hace un año. Tras el fracaso del intento de provincializarlos, Dietrich advierte que los servicios regionales son deficitarios.

Los trenes regionales que Trenes Argentinos Operaciones corre en el interior del país son los servicios que menos interesan a la gestión del polémico Marcelo Orfila. En los últimos meses, estos servicios han sufrido profundos recortes en sus prestaciones y algunos de ellos han, de hecho, dejado de existir, por cuanto no se prevé su reposición.

Durante el año pasado, la empresa hizo saber su escasa disposición a sostener servicios de trenes en el interior del país y a abrir nuevos servicios de larga distancia, desechando a su vez la aplicación del Plan Quinquenal, que preveía un importante desarrollo en este ámbito. Por boca del ministro Dietrich y otros funcionarios –y pasando por alto la Ley de Ferrocarriles Argentinos– se intentó que algunos de estos servicios fueran transferidos a las provincias, calcando la lógica aplicada en la década del 90.

La situación pareció quedar en un statu quo hasta que días atrás Dietrich volvió a insistir en que uno de esos servicios regionales, el tren Salta – Güemes, es deficitario. El dato es una verdad de perogrullo: cualquiera de las líneas metropolitanas de Buenos Aires también da pérdidas, pero no por ello alguien se atrevería a cuestionar su existencia. Sin embargo, puestas en contexto, sus declaraciones cobran especial relevancia.

En las últimas semanas, el Tren de las Sierras, que circula entre Córdoba y Cosquín, dejó de salir desde la estación Alta Córdoba para comenzar a operar desde el apeadero Rodríguez del Busto, en la zona norte de esa ciudad. Aunque no se esgrimieron razones oficiales, se presume que el recorte esté relacionado con los habituales apedreos que sufren las formaciones a su paso por las villas de emergencia instaladas alrededor de la traza ferroviaria luego de salir de Alta Córdoba. Hasta principios de 2015, los trenes salían de Rodríguez del Busto por esa misma razón, pero volvieron a ingresar a Alta Córdoba a los pocos meses de que SOFSE se hiciera cargo del servicio, en un acto que estuvo presidido por el entonces ministro de Transporte, Florencio Randazzo.

Otro de los servicios que sufrió el ajuste fue el Tren del Valle, que circula entre Neuquén y Cipolletti. En el nuevo horario se recortaron un 20% de las frecuencias, eliminándose el primer servicio de la mañana hacia Neuquén y los servicios que corrían a media mañana, de lunes a viernes. Los últimos servicios de la noche también se vieron resentidos: en el viejo horario, el último tren llegaba a Cipolletti a las 21:10, mientras que ahora lo hace a las 20. Los sábados el recorte fue aún más duro: un 33% menos, suprimiéndose también los primeros servicios de la mañana.

Las limitaciones del restringido diagrama quedaron en evidencia la semana pasada, cuando ante un piquete en el puente carretero que une ambas ciudades, sobre el río Neuquén, el servicio ferroviario se vio completamente desbordado por la demanda. La situación llevó a implementar cuatro servicios adicionales de emergencia a media mañana: justamente aquellos que fueron suprimidos con la vigencia del nuevo horario.

Este servicio había estado en la mira de Dietrich, quien incluso llegó a firmar una carta de intención para que la provincia de Río Negro lo operase a través de Tren Patagónico, la única empresa ferroviaria provincial que subsiste en el país. Sin embargo, y pese a las presiones en su última visita a Viedma, el traspaso sufrió un duro revés gracias a una enmienda en el presupuesto nacional impulsada por los senadores rionegrinos.

Los servicios que están en peor situación son los de la provincia de Entre Ríos: allí hay trenes que ya han pasado más de un año paralizados sin que Trenes Argentinos Operaciones haya dado respuesta alguna a la problemática. La cancelación de hecho afecta a los servicios locales de Paraná, la capital provincial, que fueron suspendidos en enero de 2016, el tren Paraná – Concepción del Uruguay, suspendido en febrero del año pasado, y el servicio Basavilbaso – Villaguay, que dejó de circular en abril. El único que se mantiene al momento es el que funciona entre Paraná y Colonia Avellaneda.

Comentarios