Más definiciones del macrismo sobre la futura red

Una nota de hoy del diario Clarín confirma todo lo adelantado por enelSubte.com, con cambios en la ley 670 y una financiación menor a la anunciada. La mejora de la red existente y su traspaso a la Ciudad, temas aún pendientes.

De acuerdo a lo adelantado por enelSubte.com en el mes de diciembre, el macrismo finalmente avanza sobre una reforma total de la ley 670 de subtes aprobada por el ibarrismo en el 2001 y sobre el crédito internacional con el BID para afrontar las obras.

Si bien ya se informó que no serán 40 kilómetros en 4 años, sino aproximadamente 27, la idea del macrismo fue desde un principio reformular la ley 670 en la legislatura para modificar no sólo los trazados sino también cuestiones elementales respecto a su operación, temas que la actual ley 670 deja en duda.

Tal como enelSubte.com informó a mediados del año pasado, el macrismo estuvo siempre intensamente asesorado por la consultora de Roberto Agosta, quien incluso sonó fuertemente como posible integrante del directorio de SBASE, algo que finalmente no ocurrió.

Sin embargo, las propuestas de su consultora que realiza hace años, parecieran haber sido tomadas casi por completo por el proyecto del macrismo, el cual se enviará a la legislatura el próximo lunes para ser aprobado y puesto en vigencia en cuanto el crédito del BID sea aprobado, algo que aún no ha ocurrido pese a las versiones contrarias de ciertos sectores del macrismo.

Ocurre que la aprobación del crédito de 1.500 millones de dólares para la ciudad depende del aval de la Nación, política protocolar del Banco Interamericano de Desarrollo para poder prestarle dinero a ciudades o provincias dentro de un país. El verdadero motivo de la reunión de la semana pasada en la Casa Rosada fue, entre otros, la negociación de dicha firma autorizante del Ministerio de Economía, firma que según dicen en el macrismo “ya estaría asegurada”, pero habrá que ver cuánto se demora, y si realmente sucede. De lo contrario, la Ciudad no podrá encarar el crédito internacional.

Para bajar el nivel de asombro, se puede recordar qué ocurrió al día siguiente que se conoció el ganador de las elecciones locales para jefe de gobierno. El diario La Nación publicó una nota doble página donde anunciaba las propuestas de dos consultoras y las promesas de Macri, quien recién había ganado los comicios. Nuestro análisis dejó reflejado ya desde entonces que las líneas de subte de la ley 670 no serían respetadas, dado que con la cantidad de cambios planeados, no le alcanzaría el 20% de margen de cambio que permite la ley.

Lo que desde entonces queda, aún hasta hoy, sin definición, es lo que en campaña prometió Diego Santilli, actual vicepresidente de la legislatura, sobre la mejora de la red existente. “Tenemos un plan para la red de subtes actual” dijo en plena campaña. Hasta ahora, con más de dos meses de gestión y conociéndose ganador desde mediados del año pasado, no hubo nunca una nueva definición sobre qué intenciones tiene el macrismo sobre la red actual. De hecho no se han continuado las gestiones para la definitiva transferencia a la ciudad de la jurisdicción del subte, algo pendiente hace más de 10 años.

 

Las modificaciones

Cabe destacar que las extensiones en ejecución o ya aprobadas, no pertenecientes a la ley 670, continuarán en vigencia aunque con algunas demoras, tal como enelSubte.com adelantó en el día de ayer.

Puan y Carabobo quedarán para fin del año vigente, mientras que Flores (con su nombre propuesto San José de Flores) y Nazca serán prorrogadas hasta el 2010, junto a la concreción de la totalidad de las obras de renovación de la línea A, y el cambio de material rodante.

Echeverría y Villa Urquiza (con su nombre propuesto Juan Manuel de Rosas) quedarán para mediados del 2009 debido a algunos atrasos registrados en ambas estaciones durante el 2007. El material rodante de refuerzo para la línea B cuando sea prolongada ya está en curso, según lo dispuesto por la Secretaría de Transportes de la Nación y por Metrovías, tal como lo adelantó enelSubte.com en enero pasado.

La línea H continuará su recorrido original de manera normal, sin alteraciones ni en trazado ni en fechas. La esperada estación Corrientes estará para 2009, tal como las dos restantes en el sur Parque Patricios y Hospitales. Se pretende, además, avanzar con la estación Sáenz en lo que resta del año 2008. Por el contrario aún no hay definiciones en SBASE sobre las estaciones Córdoba y Santa Fe. De acuerdo a lo relevado por enelSubte.com, ambas obras están condicionadas al proyecto de la nueva ley de subtes debido a las complicaciones existentes debajo de la línea D a la altura de la avenida Pueyrredón.

La línea más original ideada por Agosta y propuesta por el macrismo es la prolongación de la línea E desde Retiro bajo el eje de la avenida Del Libertador, Pueyrredón, Las Heras hasta Plaza Italia. Este trazado cumple parte de lo prometido por la línea F en su proyecto original. De esta forma la línea F, la más antigua y la que más veces amagó en comenzar a construirse, será reformado su trazado por primera vez en su historia.
Este proyecto se articula con la extensión vigente de la línea E hacia Retiro, encarado por el Gobierno nacional, con una finalización que ronda el 2010, aunque especialistas calculan que será puesta en marcha a finales del 2011.

La línea G no recibiría grandes modificaciones, aunque se planeaba en un principio llevarla hasta Puerto Madero. Su trazado original partirá en la primera etapa desde el Cid Campeador, pasando por Díaz Vélez, Estado de Israel, Córdoba hasta la intersección con Leandro N. Alem.

La nueva línea F partiría del nuevo centro de trasbordo denominado Retiro Norte, en las afueras de Facultad de Derecho, aunque técnicamente esa zona corresponde al barrio de Recoleta. Luego iría por Las Heras y subiría por la continuidad de Callao-Entre Ríos, como estaba previsto en la ley 670. El gran aporte sería su ingreso en el barrio de Barracas, ya que terminaría en Montes de Oca y California, cerca del Puente Pueyrredón, algo planificado para la segunda etapa del proyecto de la ley 670, pero que según pudo constatar y adelantar enelSubte.com en diciembre pasado, los proyectos de factibilidad que estaba llevando acabo SBASE con las consultoras contratadas ya estaban contemplando su extensión hasta el barrio de Barracas, algo que hasta entonces nunca se había estudiado en profundidad.

El cambio más imponente será el planteado para la línea más corta del proyecto original, pero ahora la más larga: la línea I. En la ley 670 se contemplaba un recorrido desde Parque Chacabuco hasta Plaza Italia. Ahora se extendería hacia el Sur hasta la estación Sáenz, en Pompeya, y luego de Plaza Italia seguiría por Luís María Campos hasta Barrancas de Belgrano y Ciudad Universitaria, según se ilustra en la imagen principal.
Esta propuesta fue demandada por Agosta durante muchos años. También planteaba llevar hasta Ciudad Universitaria a la alternativa de la línea E, pero se optó por lo que era la segunda etapa de la línea I en la ley 670, de llevarla hasta Ciudad Universitaria por Luís María Campos.

En total suman 40km adicionales. Si bien se propone también modificar el esquema de concesión y de financiación para su construcción, planteando una administración sin subsidios y una financiación total por parte del estado, algo no contemplado por la ley en vigencia, aún quedan definiciones por esclarecer, tanto en el proyecto a presentarse en la Legislatura, como así también en lo prometido en campaña para la red existente.
Por el momento todas son más promesas que, al menos por ahora, dependen del crédito del BID, crédito aún no aprobado.

Comentarios