La vicejefa del Gobierno porteño, María Eugenia Vidal, exhibió ayer un tono más amigable y de menor volumen acerca de la fallida transferencia del control de los subterráneos a la Ciudad de Buenos Aires. Pidió diálogo, pero también dijo que de otra manera será la Justicia la que determine la situación.

La funcionaria mostró de ese modo que el Gobierno porteño comienza a buscar soluciones más realistas con la posibilidad de lograr que también el Gobierno nacional ceda en algunas cuestiones, como inversiones en obras y avales que le permitan a la Ciudad endeudarse para mejorar el servicio.

Hasta ahora, el macrismo habló de unos u$s 1.000 millones de los que debería disponer el Gobierno nacional en obras que no se habrían hecho, pero ayer Vidal reclamó «las obras que hacen a la seguridad del servicio». Ese rubro, según explicaron a este diario funcionarios de la administración porteña, sumaría u$s 500 millones, que se podrían cubrir con el crédito que pretende el macrismo. Sorprende que no se hayan retomado formalmente las conversaciones al menos para aplacar el alto tono que tomó la controversia la semana pasada en medio del paro del servicio.

Vidal dijo: «La Ciudad quiere hacerse cargo de la operación de los subtes, pero para eso es necesario que podamos acordar con el Gobierno nacional las obras que hacen a la seguridad en el servicio».

En una conferencia de prensa que ofreció en el Palacio comunal, una vez que se terminó de desarrollar la habitual reunión de gabinete, Vidal señaló que «la mejor manera de resolver» el traspaso del subte a la Ciudad es «con diálogo», aunque al mismo tiempo advirtió: «Si no, será resuelto por la vía judicial».

Para la vicejefa de Macri hay problemas serios de seguridad en el transporte y en ese sentido dijo que coincidía «con los delegados (sindicales) en la gravedad del diagnóstico». Al mismo tiempo, reiteró que la Ciudad considera que la vía del diálogo «es la mejor manera de resolver».

«La Ciudad quiere hacerse cargo de la red de subtes, pero para eso es necesario que acordemos con el Gobierno nacional las obras que hacen a la seguridad del servicio en vagones que tienen más de 100 años en la línea A y más de 60 años en otras líneas», señaló.

«¿Cuántos accidentes más, cuántas tragedias más tenemos que tener para que se ponga la prioridad en las obras para garantizar la seguridad de los pasajeros?», se preguntó la vice. Finalmente, reiteró: «Estamos pidiendo desde hace varios meses una reunión del jefe de Gobierno con la Presidente. En otro sentido, al referirse a la economía y al dólar, la vicejefa aseguró: «En la Ciudad no estamos previendo una situación de colapso, pero sí está claro que este año no va a ser un año como los anteriores y que la inflación que nos quiere hacer creer el INDEC no es real».

Comentarios