El Metro de Madrid cerrará un tramo de la línea 1 entre mayo y septiembre para realizar obras de mejoramiento y consolidación de los túneles, además de sustituir la catenaria flexible por una rígida. Se trata de la mayor inversión en diez años en la red. El Ayuntamiento de Madrid afirma que la decisión es "insostenible en términos de movilidad".

Un tramo de la línea 1 del Metro de Madrid suspenderá su funcionamiento entre el 21 de mayo y el 30 de septiembre próximos, con el objetivo de realizar obras de mejoramiento de los túneles de esa línea, la más antigua de la capital española.

La decisión fue anunciada por la Comunidad de Madrid -el gobierno regional-, luego de una visita de la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes (Partido Popular) a las instalaciones. “Acabamos de comprobar que es imprescindible actuar sobre la línea 1. Es lo que vamos a hacer para que llegue completamente renovada a su primer centenario“, explicó la presidenta.

Cifuentes recorre los túneles de la línea 1.
Cifuentes recorre los túneles de la línea 1.

En compañía de su consejero de Transporte, Pedro Rollán, Cifuentes informó que la inversión ascenderá a 70 millones de euros para renovar y mejorar un total de 13,5 kilómetros de túnel, entre las estaciones Plaza de Castilla y Sierra de Guadalupe. Las obras apuntan a reducir “en un 50% las incidencias” (unas 800 al año) sufridas por esta traza, la segunda más utilizada del Metro de Madrid. Desde el gobierno destacaron que es la mayor inversión realizada en el metro en los últimos diez años. 

La primera fase de las faenas comprende intervenciones entre Cuatro Caminos y Portazgo, con una inversión de 37 millones de euros. Allí se reemplazará la actual catenaria flexible por una catenaria rígida y se reforzará e impermeabilizará el túnel con “inyecciones de cemento y proyecciones especiales de hormigón”, tal cual había anticipado enelSubte.com meses atrás.

En tanto, la segunda fase, que demandará una inversión de 32 millones de euros y que contempla la sustitución de la vía sobre balasto por vía en placa de hormigón, todavía no tiene fecha de inicio programada.

Como medida paliativa, mientras dure la interrupción se dispondrá un servicio de buses alternativo, gratuito para los usuarios del Metro, que será garantizado con 50 unidades “para desplegar las mismas frecuencias que se despliegan en la línea 1”. Sin embargo, al anunciarse que se licitará esta prestación a un privado se generó un roce con la Municipalidad de Madrid -enfrentada políticamente al PP-, que aduce tener competencias exclusivas sobre los buses.

El Ayuntamiento expresó su preocupación por la situación, ya que considera que con la interrupción quedarían aislados los distritos de Puente y Villa de Vallecas, a los que el único servicio de alta capacidad que llega es el metro. Además, consideran que el servicio de buses no puede suplantar de forma satisfactoria al tren subterráneo. Desde el municipio aseguran que las obras y su diagrama de contingencia no fueron consultadas e instaron al diálogo para reevaluar el esquema propuesto por Metro.

Comentarios