El dinero será entregado a AUSA (Autopistas Urbanas S.A) para obras en las autopistas a su cargo. En tanto, el ministro Santilli pelea por una tajada del crédito del Subte para el ministerio de Ambiente.

El gobierno de Mauricio Macri pedirá autorización a la Legislatura porteña para emitir deuda por 600 millones de pesos con el propósito de mejorar las autopistas a cargo de la empresa estatal AUSA.  Por los tramos gratuitos de las autopistas porteñas, circulan ochocientos mil vehículos diarios.  En tanto, en los tramos con sistema de peaje, el promedio de circulación es de trescientos mil vehículos diarios. 

SBASE prestaría dinero a AUSA

Tal como viene informando enelSubte.com, existen internas dentro del Gobierno porteño acerca de qué hacer con los fondos conseguidos a principio de año para la ampliación de la red de Subtes.  De los 480 millones de dólares obtenidos en el extranjero gracias a la emisión de una nueva serie del bono Tango, el ministro de Ambiente y Espacio Público, Diego Santilli, pretende utilizar 150 millones para financiar obras de bacheo, reconstrucción de veredas y la construcción de once pasos bajo nivel.  Desde su cartera estiman que SBASE utilizaría, en lo que resta del presente año, tan sólo 65 millones de dólares en las obras en marcha en las líneas A, B y H.  Esto se debe a que aún no se terminan de definir los pliegos para avanzar con las licitaciones pendientes, que involucran la extensión de la H hasta Facultad de Derecho y hacia Sáenz, merced a diferencias de criterio entre Juan Pablo Piccardo (presidente de SBASE) y Daniel Chain (ministro de Desarrollo Urbano) sobre la forma en que deben realizarse las licitaciones.

Así, desde el ministerio de Ambiente impulsan que la Legislatura permita a SBASE prestarle a AUSA los 150 millones de dólares a una tasa del 12,5% anual (idéntica a la pactada con los acreedores externos) hasta tanto se definan los pliegos y se llame, de una buena vez, a licitación.  De todas formas, se estima que esto podría ocurrir recién a principios de 2011.  La oposición estaría dispuesta a autorizar esta ingeniería financiera, bajo ciertas condiciones: la creación de una comisión que audite las contrataciones que realice AUSA y de un fondo permanente para la ampliación de Subtes a partir de un porcentaje de la recaudación de peajes.  Vale recordar que SBASE es propietaria del 5% de las acciones de AUSA.  Mientras oficialistas y opositores se ponen de acuerdo, los pasajeros del Subte sufren dia a dia el incumplimiento de las promesas y el apabullante desdén macrista hacia una real mejora y expansión del servicio.

Comentarios