Lubertino presentará un recurso de amparo para evitar el cierre de la línea A

El objetivo es evitar que la línea esté paralizada durante casi dos meses. Además, se buscará que Subterráneos de Buenos Aires garantice la integridad de la histórica flota La Brugeoise que será retirada de servicio comercial. La medida coincide con el intento de que la UNESCO declare Patrimonio de la Humanidad a la línea, los coches y a la Avenida de Mayo.

La legisladora María José Lubertino presentará mañana lunes un amparo para que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires garantice la continuidad del citado transporte público de pasajeros a su cargo.  “Con el cierre de la línea A por tiempo indefinido se está causando grave perjuicio a los derechos de los usuarios de Subtes, ello sin garantizar mínimamente una prestación supletoria que permita a los usuarios de la línea A movilizarse sin que ello implique un colapso del transporte público terrestre y el consecuente perjuicio para los usuarios de este último”, menciona la presentación de la legisladora.

Cabe destacar que distintos expertos entre ellos directivos de Metrovías, el ingeniero Raúl Ávila -Inspector de Higiene e Ingeniero Civil de SBASE-, Miguel Bonilla Ruiz -auditor catalano-, Alejandro Nazar Anchorena y Edgardo Kutner -ex presidentes de SBASE- han manifestado que en ningún caso es necesario suspender completamente el servicio de la línea A. Estos especialistas evaluaron que el plazo necesario para cambiar la flota sería sólo de unos pocos días.  Tampoco resulta urgente cerrar la línea por motivos técnicos, considerando
que es la que ha registrado menos averías e incidentes en sus 99 años de servicio y la que mayor inversión en seguridad y renovación de infraestructura ha recibido en los últimos siete años.

Asimismo, se pueden enumerar diversas ocasiones en las que se realizaron grandes obras en las que no fue necesario suspender el servicio totalmente: la Secretaría de Transporte de la Nación ejecutó en la Línea A la renovación de 17 km de vías y todos los aparatos -cambios de trazado- con rieles largos soldados y durmientes biblock de hormigón armado. Se reemplazó en su totalidad la instalación eléctrica, haciendo nuevas estaciones transformadoras y un sistema de señalamiento de última generación, en todos los casos sin discontinuar el servicio.

A su vez, Lubertino reclamó por la continuidad laboral y comercial de los locales que funcionan en dicho subterráneo. “El gobierno porteño debe garantizar el derecho a estos trabajadores que en este momento se encuentran en la incertidumbre total y absoluta sobre cuándo podrán reiniciar sus actividades.  El mayor problema se refleja en que a causa del cierre de la línea no existirá flujo de pasajeros que consuma en los negocios”.

También manifestó su preocupación por el destino de los coches “La Brugeoise” de un importante valor patrimonial.  Estos trenes, por sus particularidades, tiene una probabilidad de colisión mucho más improbable que otras más modernas. Lubertino y el legislador Aníbal Ibarra han presentado en la Legislatura Porteña el proyecto número 3637-D-2012 que propone la protección patrimonial de la flota La Brugeoise en el marco de la ley 1227.

Comentarios