La legisladora María José Lubertino, en diálogo con este medio, relata por qué apoyó el proyecto de unión H-C por la Villa 31 del legislador Gentili y por qué ahora decidió proponer uno distinto que respeta la traza de la H por Libertador. Además, se refiere a su proyecto de extensión de la línea C y a las obras del Metrobús.

enelSubte (eeS) — Usted está proponiendo el empalme de las líneas H y E en la zona de Retiro. ¿Cuál sería la traza de la línea H a partir de Plaza Francia, según su proyecto? ¿Dónde cree que deba construirse finalmente Plaza Francia?

María José Lubertino (MJL) — En primer lugar quiero reforzar la idea de que hay que pensar el Subte como la columna vertebral del sistema de transporte público metropolitano. Esto requiere pensar la movilidad integrada de la región en largo plazo con perspectiva y son improvisaciones permanentes.

Estamos ante un lustro de retroceso. Macri prometió 10 kilómetros por año y no solo no cumplió sino que desde desde el Ministerio de Desarrollo Urbano y AUSA priorizó obras a favor de los autos. Y ahora su Subsecretaria de Transporte y SBASE nos engañan cosméticamente hablando de Metrobús y mejoras en el Subte, cuando en realidad se trata de una política proautomotor igualmente contaminante con carriles exclusivos a favor de los colectivos y aumento de tarifa injustificado al Subte, en competencia inaudita con el transporte automotor, que continúa financiado por el gobierno nacional.

En ese contexto algunos diputados de oposición nos animamos a pensar y repensar colectivamente las obras de infraestructura imprescindibles del Subte. Es por esto que más allá de los diferentes proyectos presentados y la necesidad de discutir su viabilidad técnica, eficacia y conveniencia nos une en la oposición la voluntad de hacer lo que el PRO, centrado en la inmediatez, no hace: pensar en las soluciones para facilitarle la vida a las personas que hoy viajan una o hasta tres horas para ir y volver de su trabajo aún dentro de la misma Ciudad.

Nuestro proyecto considera que la línea H debe construirse respetando lo pautado por ley. Es decir, somos partidarios de llevar a la H bajo Libertador hasta Retiro, respetando su ubicación original. Plaza Francia debe necesariamente reubicarse en virtud de respetar el patrimonio urbanístico y cultural de la Ciudad. Nuestro proyecto prevé hacerlo en cercanías del Centro Municipal de Exposiciones y la Facultad de Derecho, donde el emplazamiento de una estación sería mucho menos agresivo con el entorno. Además, eso nos permitiría dejar preparado el túnel de la H apuntando a Retiro, para unirla con la línea E.

eeS — En su momento apoyó con su firma la iniciativa de Gentili de desviar la línea H hacia la Villa 31 para que combinara finalmente con la C, lo cual a primera vista parece incompatible con su nueva iniciativa. ¿Cree que hay manera de congeniar ambos proyectos? Si no es así, ¿cómo se gestó su nueva iniciativa? ¿Por qué cree que sea superior?

MJL — Firmé el proyecto con Gentili  por su alto valor simbólico y político con la voluntad de incluir y considerar a la Villa 31 integrada a la Ciudad, como preanuncio  y compromiso de su urbanización.

Hablamos y discutimos con Gentili dos proyectos que estábamos elaborando ya entonces: la prolongación de la C para llegar a la Terminal de Ómnibus de Retiro, la Villa 31 y los Tribunales de Comodoro Py, que presentamos el año pasado, y el proyecto que une la H con la E como históricamente se venía planteando para que funcione como una suerte de anillo.

No se trata de superioridad o inferioridad. Tenemos voluntad política compartida de enfrentar la carencia de extensión de la red de subtes del PRO solo exceptuada por los trabajos del gobierno nacional en la E. Y tenemos la humildad de poner a debate con técnicos y expertos las alternativas para dar un mejor servicio a los vecinos, estudiantes de Derecho, habitantes de Recoleta y Retiro, usuarios de trenes y ómnibus de Retiro, habitantes de la Villa 31 y abogados, trabajadores, jueces y justiciables de la Justicia Federal.

Nuestro proyecto tiene en cuenta la mayor compatibilidad existente entre las líneas E y H. La línea C es hoy un recorrido muy saturado entre dos cabeceras con alta densidad de pasajeros como son Retiro y Constitución. No parece lo más adecuado empalmarla con otra línea ya que se produciría un nivel de congestión muy grande en las estaciones y en los trenes. Asimismo la traza de la C plantea ciertas limitaciones por las que no se puede aumentar demasiado la velocidad ni la frecuencia. Además, como prevemos prolongarla hasta Terminal de Retiro, Villa 31 y Tribunales de Comodoro Py e incrementar el servicio con tres nuevos trenes para eliminar colectivos de superficie, ya con ese flujo estaría a tope si es que queremos mejorar la calidad.

Por eso consideramos que el empalme con la E es mejor. La infraestructura de esta línea está más despejada, al margen de que hoy día está subutilizada y esto nos permitiría aprovecharla mejor. Asimismo la E pasa por el Bajo, el Correo Central, la Plaza de Mayo y por las cercanías de la Plaza Constitución, de manera que estaríamos conectando centros de transbordo de alta densidad gracias a un mejor aprovechamiento de infraestructura ya existente y a un menor costo que desviando la traza. No queremos dejar sin movilidad a la Villa 31, pero consideramos que es mejor servirla a través de una extensión de la línea C, para la que ya tenemos un proyecto.

eeS —  Con relación al proyecto de Gentili que acompañó, ¿cómo cree que pueda sortearse la dificultad que plantea la cercanía del río, la existencia de suelos de relleno y construcciones precarias? ¿El Subte podría ser anterior a la urbanización de la Villa, o implicaría primero resolver esa otra cuestión?

MJL — Precisamente son algunas de estas cuestiones técnicamente insalvables o de un altísimo riesgo y costo las que nos hacen ofrecer una alternativa con la misma convicción inclusiva e integradora.

No creo que las construcciones precarias sean obstáculo en ningún caso. Que el Subte llegue o se acerque es un incentivo para la urbanización. De todas formas una obra en terrenos nacionales requeriría un convenio y permisos. El Congreso de la Nación debería aprobar la cesión de tierras para las estaciones y despejar la superficie de viviendas en caso de hacer estaciones dentro de la Villa.

Por eso presentamos un proyecto para la extensión de la línea C a la Terminal de Ómnibus, reconociendo la importancia y el caudal de pasajeros que se concentra en ese punto. Si bien la traza no implica ingresar a la Villa propiamente dicha, sus accesos quedarán a una distancia aproximada de 200 metros del barrio, lo que nos parece beneficioso para los vecinos que viven allí. Creemos que futuras extensiones y planteamientos acerca del Subte a la Villa 31 deben ser parte de un proyecto integral de  urbanización y mejoramiento de las condiciones de vida del asentamiento.

eeS — Otro proyecto suyo en relación al Subte es la extensión de la línea C hasta la Terminal de Ómnibus y el barrio administrativo, que también parece una cuestión incompatible con el proyecto de Gentili. ¿Cómo surge esta idea?

MJL — Son alternativas. Propuestas en búsqueda de soluciones. Obviamente el proyecto de prolongación de la C con un loop es coherente con nuestro otro proyecto de unión de la H con la E. La otra alternativa es la unión de la H con la C, cuyas debilidades ya explicamos, y con el riesgo agregado de qué el PRO solo la continúe hasta detrás de la Facultad de Derecho y que nunca llegue a la Villa.

eeS — Juan Pablo Piccardo, presidente de SBASE, planteó en alguna ocasión la posibilidad de construir un loop por el barrio administrativo, de manera que Retiro sea pasante y la C tenga una única terminal en Constitución. ¿Qué piensa de esta alternativa? ¿Conversó el tema con Piccardo o técnicos de Subterráneos de Buenos Aires?

MJL — Piccardo me felicitó por mi proyecto. Me dijo que me iba a llamar el año pasado pero después vino el traspaso y supongo que quedó atrapado con alguna tarea adicional (risas). No sabía que él planteaba lo del loop. A mí me lo propusieron técnicos de Metrovias que también celebraban mi proyecto de extensión de la C.

Estamos trabajando para dotar al proyecto que tengo presentado para la línea C de un mayor nivel de precisión. La solución del loop parece la más adecuada, para la realización de las obras y la operación del servicio, considerando las limitaciones que presenta hoy la infraestructura de la estación Retiro. Hemos iniciado conversaciones con Piccardo y SBASE para impulsar este proyecto que nos parece vital para el transporte, reconociendo la importancia de este nuevo punto y facilitando el acceso por transporte público a una zona que hoy es realmente caótica. Además nos permitirá aprovechar a su máxima capacidad los tres nuevos trenes para los que el GCBA convocó a una manifestación de interés el mes pasado.

Para el proyecto de la C hemos recibido el apoyo de muchos abogados representativos, como Jorge Rizzo del Colegio Público de Abogados, preocupados por resolver la movilidad entre Tribunales y Comodoro Py, dado que hoy mis colegas son víctimas de combis truchas para hacer ese recorrido. También recibí el apoyo del Instituto Argentino de Ferrocarriles para nuestro proyecto de unión de la H con la E, muy preocupado por objeciones técnicas al proyecto de unión de la H con la C.

Así que debemos propiciar el debate, escuchar a todos los protagonistas, expertos, trabajadores y usuarios, sopesar costos, necesidades e intereses en conflicto para generar el mejor proyecto colectivo.

eeS — Finalmente, ¿cuál es su opinión sobre el Metrobús, en especial sobre el de Nueve de Julio?

MJL — Nos oponemos firmemente  a este trazado del mal llamado Metrobús dado que compite con la línea C en lugar de articular y ser complementario. No es más que carriles exclusivos para transporte automotor. Macri apuesta nuevamente a los golpes de efecto realizando obras de utilidad cuestionable pero de gran impacto visual. Consideramos que el Metrobús de Nueve de Julio es una obra innecesaria en los términos en los que la ha planteado el GCBA. Implica la destrucción de áreas verdes y un daño irreparable al patrimonio cultural y simbólico. Mañana (por el miércoles) presentamos un amparo contra las obras, ya que además de incurrir en estas violaciones no respetan la Constitución de la Ciudad y violan el Código de Planeamiento Urbano porque tratándose  de un zona de UP (Urbanización Parque) para modificarlo debe pasar por el procedimiento de doble lectura de la Legislatura. Y viola el artículo 8 de la ley 2992, que establece que la Legislatura debe tratar los nuevos trazados. Esto no se ha hecho y es una obra ilegal e inconsulta.

La administración macrista se propone convencernos de que Buenos Aires es una “Ciudad Verde” mediante una campaña de marketing, pero la construcción del sistema Metrobús en la Avenida Nueve de Julio no sólo la arruinará paisajísticamente sino que privará a los vecinos del 17% del área verde. La Organización Mundial de la Salud establece un mínimo de 10 metros cuadrados de espacio verde per cápita en las ciudades, pero el gobierno de Mauricio Macri opta por recortar el espacio verde disponible en una ciudad que apenas tiene 1,8 metro cuadrado por habitante, más de cinco veces por debajo de lo recomendado por la OMS.

La tala indiscriminada que se estima en 200 árboles atenta claramente contra el derecho a un ambiente sano y equilibrado, consagrado constitucionalmente. Se verá reducido, como ya dijimos el espacio verde, que consta además de un enorme potencial simbólico. La Plaza de la República donde está el Obelisco perderá 600 metros cuadrados.

En lugar de privilegiar la alternativa que más cantidad de gente transporta se opta por realizar una obra de alto costo e impacto y cuyos resultados son más que dudosos. Se necesitarían 17 colectivos de tamaño medio, con capacidad para 70 pasajeros, u ocho colectivos articulados para igualar la cantidad de personas transportadas por un sólo tren de la línea C. El problema de este Metrobús es que no responde a una planificación integral de la movilidad en la Ciudad. Por poner un ejemplo, no tendrá detención a la altura de la Avenida de Mayo, donde se hallan dos estaciones de Subte, ni en la estación Obelisco, donde se pierde la oportunidad de integrarse al nodo en que se cruzan las líneas B, C y D, ya que la detención del Metrobús estará desplazada notablemente de las estaciones.

Nosotros proponemos un plan de mejoras para la línea C, que sólo requiere inversiones que permitan aumentar la frecuencia, incorporando más trenes al servicio y modernizando el sistema de señales a uno de pilotaje automático que permita menores tiempos de espera y menores distancias de seguridad. Eso además de la extensión a la Terminal de Ómnibus de la que ya hablamos.

Se puede hacer un Metrobús complementario al Subte. Con los tres nuevos trenes que deben comprar para la línea C, cuyos respectivos recursos se votaron el año pasado, se evitan 1000 viajes de colectivo y 70.000 personas más podrán viajar en Subte diariamente. Por ello el Metrobús para las 130.000 restantes podrá sacar colectivos de circulación en superficie. Sería de esperar que se usen carriles laterales de los 14 disponibles sin depredar plazoletas ni espacios verdes que en definitiva implican más espacio para automotores en detrimento de nuestra calidad de vida. Es de esperar también que pasemos a una reconversión de las unidades a otras fuentes energéticas como lo está haciendo México DF.

Que quede claro. No nos oponemos a la modernidad ni a mejorar los desplazamientos urbanos. Nos oponemos firmemente a cualquier intento destructivo de modernizar a las apuradas y sin plan alguno. Somos partidarios de una modernización que contemple el cuidado del patrimonio y los atractivos de Buenos Aires. Somos partidarios de una Ciudad Verde en serio, donde el eje de la integración ciudadana sea en torno al espacio público verde para todos los vecinos, a favor de una mejor calidad de vida. Una ciudad donde el transporte público privilegiado sea el que transporte mayor cantidad de gente y el que más amigable sea con el medio ambiente. Somos defensores de una política integral, planificada y estratégica de movilidad. No estamos orientados por la improvisación ni por los golpes de efecto.

Comentarios