Los talleres ferroviarios de Emepa en Pérez, en las afueras de Rosario, están al borde del cierre por falta de actividad. Ya ofrecieron retiro voluntario a la totalidad de los operarios. La crisis del sector afecta también a los talleres de Junín y Justo Daract. A esto se suma la cancelación del proyecto de los vagones de Fabricaciones Militares.

Los talleres administrados por Rioro, ubicados en Pérez, en las afueras de Rosario, se encuentran al borde del cese de actividades por falta de nuevos contratos para reparación de material rodante.

La totalidad de los trabajadores de la planta (79 operarios) recibieron en los últimos días una propuesta por parte de la empresa, perteneciente al grupo Emepa, para acogerse a un programa de retiro voluntario. Según informó el diario La Capital de Rosario, esta sería la antesala “del cierre definitivo de la firma”.

Antonio Donello, secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica de Rosario, confirmó a ese medio que los obreros rechazaron en una asamblea la oferta de la compañía. “Los pocos compañeros que están fuera de convenio tampoco quieren irse, porque saben que la calle está muy dura. […] Son despidos encubiertos que no vamos a aceptar“, dijo el gremialista.

En los últimos años, Pérez tuvo a su cargo la reparación de coches del Subte y el Premetro, coches Materfer remolcados y vagones de Trenes Argentinos Cargas. Pero una vez finalizados esos contratos, no recibieron más trabajo. Ante esta situación, el año pasado Rioro ofreció retiros voluntarios, que fueron aceptados por unos 80 empleados.

La falta de actividad en Pérez es sintomática de la crisis que aqueja a casi todos los talleres ferroviarios especializados en reparaciones del país. Situaciones similares afectaron a los talleres de la COOTTAJ de Junín y de Consulting Ferroviario en Justo Daract, San Luis. A esto se suma la cancelación del proyecto de construcción de vagones de carga nacionales en la Fábrica Militar de Río Tercero, recientemente confirmada.

Comentarios