El Sistema Único de Boleto Electrónico será administrado por Nación Servicios, una de las unidades de negocios del Banco Nación. Así, las empresas de transporte deberán blanquear hasta el último dato, tanto impositivo como a la hora de pedir subsidios.

La información dura explica que “el gobierno invertirá 200 millones de pesos en la implementación del sistema único de boleto electrónico (SUBE) en el área metropolitana, que entrará en funcionamiento en alrededor de 90 días en colectivos, subtes, trenes y el Premetro”. Lo cierto, es que tanto detrás de esa cuantiosa inversión como en el anuncio de los plazos de implementación se esconden negocios y grandes dudas.

Según se informó hoy, Nación Servicios, una de las unidades de negocios del Banco Nación, será el administrador y gestor del boleto electrónico. Así, en pocos días, un organismo oficial se quedará con la administración de millones de pesos diarios y en efectivo. Algo que, claramente, no abunda.
data imagen

Si bien especular con la utilización de esos fondos por parte del gobierno aparece al menos arriesgado, queda en exposición que los Kirchner quedarán ahora no sólo con esos millones bajo su órbita, sino que además obtienen una invaluable herramienta de presión para las empresas de transporte. Fundamentalmente las que operan recorridos en el conurbano bonaerense.

En su anuncio, Cristina Kirchner sostuvo que el nuevo sistema eliminará “estos negociados que especulaban con las monedas, y siempre terminaban pagando los más vulnerables que nunca tienen las estrategias defensivas frente a la especulación y los negociados”. Pero el plan tendría como destino, además, intervenir otros negocios también.

El blanqueo

Según especialistas, en el negocio del transporte corren millones por fuera del fisco y, además, los datos del servicio –boletos vendidos, cantidad de pasajeros- son fácilmente maleables según la conveniencia. Esta unificación bajo un mismo sistema dejaría a las empresas en exposición: las recaudaciones y los datos estadísticos saldrán al a luz.

Con el nuevo plan, los datos del negocio serán blanqueados y el gobierno podrá no sólo cobrarles “hasta el último centavo” de impuestos, sino que también las empresas ya no podrán llegar con datos adulterados a exigir subsidios. Toda la verdad saldrá a la luz.

“Es verdad. Con este sistema queda registrado cada pasaje que la empresa vende. Al momento de pedir subsidios, estarán identificados la cantidad de pasajeros de cada línea o empresa”, contó a La Política Online en off the record una fuente con acceso al proyecto del gobierno.

Por eso, no creen que las empresas se presten fácilmente a entregar el control de esos millones que día a día acumulan en un tentador cash aunque no se verian en realidad tan complicadas. Fuentes oficiales confirmaron que el sistema de clearing -reparto entre las empresas- será diario y directo a las cuentas de las transportistas.

El sistema abarcará al área metropolitana de Buenos Aires, donde vive 37 por ciento de la población activa del país, en la que conviven siete líneas de ferrocarril, un sistema de subterráneos y un sistema de colectivos compuesto por más de 170 empresas operadoras, 340 líneas, más de mil ramales y 17.000 vehículos. Lo que se dice un negocio grueso.

Los datos del transporte nacional:

– 7 líneas de ferrocarril – 5 terminales – 259 estaciones – 833 km de vía – 164km electrificados (18%)
– 6 líneas de subterráneos – 74 estaciones y 1 Premetro – 17 estaciones – 53,7 km de vía
– Sistema de colectivos compuesto por más de 170 empresas operadoras privadas, 340 líneas, 1000 ramales/sentido, 17.100 vehículos:

 Se realizan en el orden de 11 millones de viajes diarios.
División modal
 9,6% subterráneo
 11% ferrocarril
 46% colectivos de jurisdicción nacional, 20% provincial y 13,4% municipal
Motivo de viaje de los usuarios
 65% trabajo
 8% estudio
 27% otros
Transbordos
 75% una sola etapa
 18% en dos etapas

Plazos dudosos

El primer interrogante que planteó el sistema de boleto electrónico anunciado hoy por Cristina Kirchner radica en la factibilidad de su implementación en tan sólo 90 días.

El titular de la Asociación Civil de Transporte Automotor, José Troilo, había asegurado el sábado pasado que se necesitará un plazo de por lo menos seis meses para la puesta en marcha de este sistema.

El empresario había dicho que el término de 90 días que finalmente hoy anunció el Gobierno, sería únicamente para las primeras pruebas, pero aseguró que para el funcionamiento del sistema haría falta “un poco más de tiempo”. Cuando se le preguntó por el plazo estimativo que necesitarán las compañías de autotransporte de pasajeros para adaptarse al nuevo sistema, Troilo aseveró que “no más de 180 días”, justamente el doble de lo prometido por la Jefa de Estado.

Desde el gobierno, igualmente y ante la pregunta de este medio, no dudaron: “En 90 días va a estar implementado”.

Antecedente

En La Plata, un sistema similar ya fue anunciado en enero, cuando desde la intendencia de Pablo Bruera señalaron que se unirán las líneas de colectivos municipales con las provinciales mediante el uso de una tarjeta electrónica única.

En un breve diálogo con La Política Online, el director de Transporte de La Plata, Federico Núñez, se manejó con cautela al hablar de este proyecto que a simple vista parece al menos muy dificultoso.

¿El anuncio de Cristina Kirchner repercutirá en el transporte platense?

El anuncio oficial fue hoy, pero todavía no llamaron. Estamos esperando a ver qué nos dicen desde la Secretaría de Transporte de la Nación.

¿Es factible semejante implementación en tan sólo 90 días?

Si hablamos de La Plata, son sólo 650 unidades, así que aquí no es difícil la implementación. Otra cosa es en el Gran Buenos Aires, que es mucho más complicado, pero los plazos se ponen para empezar a trabajar y se supone que se pueden cumplir.

¿Pero se podrá cumplir ese plazo o es una tarea imposible? ¿Qué escollos habría que atravesar?

Yo respondo por La Plata, y en aquí se ha implementado de forma positiva.

El dato que agrega Núñez no es menor: para implementar este tecnológico sistema en “tan sólo” 650 unidades, la capital provincial ya lleva una demora de un mes sólo para los colectivos y aún faltaría esperar hasta el inicio de las clases para verlo en marcha.

Comentarios