Los coches CNR no tienen instalado el ATP, que recién se les colocaría en septiembre. De esta forma, se les instalará provisoriamente el mismo sistema de antenas paratren que emplearon los coches La Brugeoise desde la década del 20. Tampoco funcionaría el aire acondicionado.

El cierre de la línea A por un plazo hasta ahora no especificado genera cada día nuevas controversias. Al respecto se supo que los nuevos coches chinos, llegados al país en mayo y detenidos desde entonces en la cochera Nazca y en Polvorín, no tendrán la computadora del sistema de señales ATP instalada sino hasta septiembre. Así informaron los diarios Perfil e Infobae, que remarcaron que las flamantes unidades utilizarán los mismos dispositivos de seguridad que los coches La Brugeoise que reemplazarán. Vale recordar que la adaptación de los nuevos coches al sistema ATP es la principal razón esgrimida por el Gobierno porteño para cerrar la A, que no sería necesario hacer dado que estas tareas pueden realizarse en el taller y luego probarse en un fin de semana en la traza que servirán.

De esta manera trenes que supuestamente cuentan con los últimos adelantos técnicos requerirán la instalación de las clásicas “antenas paratren” en la parte superior de los laterales tal como emplearon durante décadas los coches belgas, cuya seguridad es cuestionada duramente por exponentes del gobierno porteño. El sistema de antenas fue colocado por Siemens en los años 20 como parte del programa de automatización de las señales del entonces “tranvía subterráneo” encarado por la Compañía de Tranvías Anglo-Argentina. En la década del 70 fue modernizado al incorporar las tradicionales barras amuradas a las paredes del túnel en lugar de los arcos fijados al techo que se usaban entonces. También se reemplazó el accionamiento neumático de los mencionados paratrenes, que requerían el funcionamiento de compresores alimentados con alta tensión, por motores eléctricos.

De acuerdo a los medios citados, otro de los contratiempos que presenta la incorporación de los trenes chinos es que no se podría usar el aire acondicionado puesto que los túneles de la A no estarían preparados para ello. Esta versión contradice toda la información disponible hasta el momento, que afirmaba que la A era la única de las líneas históricas capaz de soportar trenes con aire acondicionado merced a su superficialidad y buena cantidad y distribución de rejillas de extracción de aire. En caso de que el sistema de refrigeración no se pudiera usar, los pasajeros verán notablemente disminuido el confort en sus viajes por la línea A puesto que en los coches chinos pueden abrirse sólo dos ventanillas por unidad, aunque sólo levemente en su parte superior. El resto de las ventanas consiste de paños fijos.

Comentarios