La línea D está interrumpida por un conflicto con los Metrodelegados, mientras que la línea C operó con demoras hasta pasadas las 10 por la misma causa. Desde el gremio aducen falta de trenes para brindar el servicio con los cronogramas habituales.

Metrovías informó esta mañana que la línea D, que une Catedral y Congreso de Tucumán, se encuentra interrumpida desde el inicio del servicio a raíz de un conflicto gremial. La medida de fuerza es llevada adelante por representantes de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP), quienes solicitan la incorporación como conductores de personas que, según la empresa operadora, no cumplen con los requisitos mínimos  ni la idoneidad que demanda esa tarea.

El gremio había anunciado que realizaría anuncios de medidas de fuerza por la mañana de este lunes.

La línea C, en tanto, registró demoras desde la mañana y hasta pasadas las 10 debido a un conflicto gremial que protagoniza la misma representación en disconformidad por las suspensiones aplicadas por la empresa “a un grupo de empleados que se ausentaron sin la correspondiente autorización”.

En tanto, desde el gremio dispararon contra la operadora aduciendo que solo habría seis trenes en servicio en la línea C, muy por debajo de los nueve habituales y menos aún de los 13 asignados por flota. Este mismo punto de reclamo había sido señalado por el gremio a inicios del mes pasado.

Comentarios